IDENTIDAD DEL AYER : SOBRE “YO FUI JOHNNY THUNDERS” DE CARLOS ZANÓN

images[1]

Premio Dashiell Hammett ( 2015), galardón otorgado por la prestigiosa Semana Negra de Gijón y también  Premio Novelpol de este año, Carlos Zanón es sin duda uno de los grandes referentes de la nueva generación de escritores de novela negra española. Poeta, antólogo, guionista, autor de relatos cortos y compositor de letras musicales,  Zanón saltó al panorama de la narrativa a principios de la década del 2000. Debutó con la novela ” Nadie ama a un hombre bueno, ( Quadrivium, 2008), seguida de la obra, “Tarde, mal y nunca“(RBA,2011). En el 2012 obtuvo el Premio Valencia a la mejor novela negra del año y posteriormente, el Premio Salamanca Negra (2014). Se trata sin duda de un nombre que ha ido haciendo camino y cosechando reconocimiento por los escabrosos senderos del mundo literario español e internacional. Su última y éxitosa obra, “Yo fui Johnny Thuners” (RBA, 2014), se encuentra en su 5ª edición.

                                     carlos-zanon-11-02-14-b[1]

                   

            Francis, al que todos llaman Mr.Frankie, vuelve a su distrito  barcelonés de Horta-Guinardó después de un periplo oscuro, dominado por las drogas y el fracaso de su matrimonio. Es el barrio de su juventud y donde fue un auténtico líder. Guitarrista de Rock and Roll, dirigió una banda local y albergó muchos sueños de convertirse en una estrella. Sin embargo, ya nada es lo que era. La mayoría de sus amigos han abandonado el lugar, otros están  muertos o en la cárcel.  Solo le queda el recuerdo de su juvenil carisma y sus repetidas hazañas sexuales con toda suerte de chicas y entre las que destaca Ona, fallecida en un accidente de tráfico después de saberse embarazada de él y Liz, una punk a la que sigue sintiéndose atado.

list_640px[1]

En medio de las dificultades económicas, Mr. Frankie se instala en casa de su padre, Paco, un viejo jubilado y obrero de ideas comunistas,  con apenas para sobrevivir, avergonzado de su situación  y envuelto por el recuerdo de su mujer,Juana, desaparecida a raíz de un cáncer. De su entorno familiar forma parte también, Marisol, su hermana adoptiva, hija de una prostituta y que siempre ha sentido una obsesiva atracción por Mr.Frankie. De vida desordenada y con frecuentaciones dudosas, Marisol ha abandonado el hogar tras sufrir los abusos sexuales de su padre adoptivo. La joven anda huida de su antigua pareja, Amaho, un joven de origen árabe  al que también ha abandonado tras meses de maltratado y que ha jurado encontrarla para  matarla.  Vive bajo la protección de Don Damién, el regente de una sala de bingo detrás de la que se llevan a cabo actividades no del  todo claras y que la somete a vejaciones sexuales.

slider-03[1]

En medio de ese panorama   desolador, Mr.Frankie sufre por la ausencia y falta de cariño de su hijo, Víctor . Sin trabajo y enfrentado a un juicio con su mujer por no pagar la pensión alimentaria, necesita un traje para el día de la Vista y causarle buena impresión al juez. Gracias a un antiguo conocido,Dalmau, entra en contacto con un grupo de jóvenes rateros liderados por Xavi, un joven delincuente bajo el mando precisamente de Don Damién y que se dedican a robar en las grandes superficies ouletXavi sueña con convertirse en un delincuente de categoría y no el simple “matón” de su jefe. Necesitado de dinero, Mr. Frankie decide reencontrarse con su hermanastra Marisol y con el objetivo de que interceda ante Don Damién para facilitarle un trabajo.  Mientras tanto, Xavi tiene intención de implicar a Mr. Frankie en un “golpe” relacionado con el tráfico de drogas y sin que él mismo lo sepa. A partir de ahí, van a ir enlazándose los acontecimientos.

A pesar de la voluntad de reconstruir su vida, a lo largo de la historia, Mr. Frankie va a encontrarse de pleno con las desigualdades,  la pobreza y la marginación que azotan a su barrio, viéndose abocado a un periplo dominado por la violencia,  la delincuencia,  la crueldad, la bajeza humana, la traición, la venganza y  el crimen.  Impregnado por el recuerdo de su juventud y los sueños que la dominaron,  en suma, por una identidad del ayer, se da cuenta que en realidad  no vivió otra cosa que un miraje y que la mala suerte es algo inherente a su existencia.Mr. Frankie es prisionero de sus errores y por lo tanto, vuelve a caer en ellos.

                               jeringa[1]

No cabe duda que la obra de Zanón guarda  el enorme mérito de configurar  el imaginario de ese mundo barcelonés situado en la periferia social, de los perdedores y de los que se esfuerzan en sobrevivir en medio de la ausencia de oportunidades, las injusticias y la falta de esperanza.La crudeza de la prosa, a menudo con pronunciados tintes machistas,  destila en verdad un profundo realismo y a través del que el autor ilustra el universo de unas clases populares en el que la expresión de una masculinidad hiperbólica se erige casi el único vestigio positivo de la identidad personal. La promiscuidad, el sexo y la simbología de lo soez ocupan de hecho un lugar central, balanceándose entre lo grotesco y lo cómico. Zanón desprende un ritmo narrativo original, a la vez que angustioso y por momentos muy emocionante, así como estéticamente  alejado de los cánones de la novela negra “blanda” y facilona.  “Yo fui Johnny Thunders”  es, en lo esencial, una trama sobre las ilusiones frustradas,los sueños irrealizables, la imposibilidad de recuperar el pasado  y el lado implacable de la realidad presente.

HORTA.GUINARDO.90[1]

Se ha vinculado a menudo la obra de Zanón al espíritu de buena parte de la producción literaria de Jim Thompson, uno de los grandes de la literatura negra norteamericana  junto a Hammett y Chandler y que supo testimoniar  del lado más oscuro de una sociedad americana que vivía en base a los mitos de sus promesas emancipadoras  de progreso social y personal. Las comparaciones y los paralelismos siempre son debatibles y a veces hacen correr el riesgo de no reflexionar sobre la verdadera singularidad de cada autor. Pero está claro que una determinada tradición narrativa inspira la obra de Zanón :  la de los márgenes, la de los individuos invisibles, sin voz y que solo pueden afirmar su identidad y conservar su dignidad a través de la propia anomía.En suma, una obra magnifica que se inserta en la más exquisita vocación  social del género negro.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s