DASHIELL HAMMETT, UN VISIONARIO DE NUESTROS TIEMPOS : REFLEXIONES SOBRE “LA LLAVE DE CRISTAL”

la_llave_de_cristal_300x457[1]

La “Serie Negra” de RBA acaba de relanzar la obra clásica de Dashiell Hammett, “La llave de cristal” y esto con una nueva traducción de Luis Murillo Fort.  Referente indiscutible para buena parte de los autores contemporáneos de novela negra norteamericana y europea, Dashiell Hammett ha sido sin duda,  junto al también genial Raymond Chandler, uno de los grandes iconos en este género.

                            Hammett se erigió en una de las más singulares voces contra una sociedad americana repleta de mitos y que no dejaba de contradecir sus propias promesas de progreso social y emancipación individual. A través de su prosa, camino por los pasillos oscuros de esa América de los años 30 y 40 azotada por el Crack del 29 y dominada por el mundo del crimen organizado, la violencia y la corrupción. Escritor  de declaradas ideas izquierdistas, inició su militancia política tras su regreso de la Gran Guerra . Miembro del Partido Comunista de los Estados Unidos, afirmó sin vacilaciones su combate antifascista en el periodo de entreguerras. La vocación por la crítica social que definió su producción literaria dejó huella y su estilo narrativo no ha dejado de marcar a muchos autores actuales cuyas obras han pretendido reafirmarse es ese mismo espíritu  realista del género negro.  Su obra, ” La llave de cristal” es, sino la única, sí la que más definió su personalidad política y trazó su perfil como escritor comprometido y crítico con su tiempo.

maxresdefault[1]                                 Dashiell Hammett 

En una localidad de los Estados Unidos y en plenos años de la Ley Seca, Ned Beaumont  es un jugador empedernido y que mantiene una estrecha amistad con Paul Madvig,  un mafioso dueño de varios clubs y que controla la ciudad a través del soborno y el crimen organizado. Candidato a la alcaldía, Paul Madvig es hombre ambicioso que cuenta con   el apoyo del  prestigioso senador Henry  y con cuya hija, Janet Henry, pretende casarse y sin que ella le corresponda realmente.  Mientras tanto, el hijo del senador Henry, Taylor Henry, es asesinado. La víctima  mantenía una relación con su hija, Opal, que Paul Madvig no parecía aprobar.  Las sospechan se dirigen en primera instancia hacia  un jugador de apuestas de poca monta, Bennie Despain.  Da la coincidencia que Despain también le ha estafado dinero a Ned Beaumont y que éste pretende encontrarle para ajustar cuentas con él. Paul aprovecha esa última circunstancia para  despistar a Ned Beaumont , haciéndole nombrar investigador especial de la fiscalía del distrito e incitándole a ir a la caza de Despain.  Sin embargo, el tiempo demuestra que no hay pruebas contundentes contra el sospechoso.

images4XQBH4RL

En paralelo, Ned  irá recibiendo una serie de cartas anónimas responsabilizando directamente a Paul Madvig del asesinato del hijo del senador Henry. Desconcertado, Ned  está a punto de traicionar a su amigo y ayudar al rival de Paul en las elecciones, Shad O’ Rory, a desenmascararle. Shad es otro mafioso que consigue sus objetivos a través de la intimidación que ejerce a través de sus matones. Controla además al director de un importante periódico de la ciudad  y es a través de él que pretende dar un bombazo mediático sobre el asesinato de Taylor Henry y apartar definitivamente a Paul Mavig de la carrera política, liquidando el enorme poder que éste lleva ejerciendo hasta la fecha.  En deuda con su amigo, que le ha sacado de apuros en más de una ocasión, Ned se retracta de su intención y decide permanecerle fiel. Está partido entre la duda sobre las implicaciones reales de Paul en el asesinato del hijo del senador y la amistad que les une.  El crimen, el secuestro, el soborno, las conspiraciones, la traición y el juego sucio se amalgaman con  los entresijos de las ambiciones políticas y las ansias de poder. Ned Beaumont va vivir desgarrado a lo largo de toda la trama entre  la sospecha y la lealtad.

La-llave-de-cristal (3)[1]

Es difícil para el lector y tras acabar de leer la novela no sentirse tentado por ver la versión cinematográfica de esta obra maldita. ” La llave de cristal” fue llevada al cine  por Stuart Heisler  en 1942, con Brian Donlevy,  Alan Ladd y la explosiva Veronica Lake como protagonistas. Esto colmado con un guionista de lujo, Jonathan Altimer , uno de los periodistas que se hicieron famosos por  su seguimiento  del caso Al Capone desde Chicago Tribune y escritor de novela negra al que se debe la creación del celebre detective William Craner.  La versión cinematográfica tiene   el añadido encanto estético que caracterizó a la “edad dorada” de Hollywood, con el varonil y atractivo gánster y la mítica “femme fatale”.  Personajes grises y sin escrúpulos dominan la trama, destilando la bajeza humana, la ambición, el ansia de poder y los estrechos vínculos entre el crimen organizado, la política y las instituciones.

A través de “La llave de cristal” Hammett  denunció  los males que acecharon a los Estados Unidos  y la podredumbre escondida bajo las alfombras de la República Imperial y el famoso ” Sueño americano“. Adelantado a su época, se ganó no pocas enemistades y ninguneos a raíz de la feroz crítica que formuló al encuentro de la sociedad norteamericana  y su sistema político.

Es evidente que todas las obras responden a contextos históricos muy concretos. Pero no deja de ser menos cierto que en este caso y en una época condicionada por la degradación de lo político, la corrupción generalizada, el culto al enriquecimiento fácil y la crisis moral de la sociedad, ” La llave de cristal” es de una asombrosa actualidad. Leída hoy, es indiscutible que esta obra, de prosa amena y ágil y de profundo mensaje, hizo de Dashiell Hammett un visionario respecto de los tiempos en los que vivimos.

La-llave-de-cristal (2)[1]

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s