DE LA MUERTE Y EL DESEO : APUNTES SOBRE ” LOS AMANTES DE HIROSHIMA” DE TONI HILL

9788490626252[1]

Escritor y traductor, Toni Hill es sin duda uno de los principales valores de la nueva generación de autores de género negro y esto gracias a una interesante triología protagonizada por el personaje del  Inspector Salgado : El verano de los juguetes muertos (2011);”Los buenos suicidas” (2012); y ” Los amantes de Hiroshima” (2014). Todas ellas publicadas por Penguim Random House. Sin desmerecer ninguna de las dos obras precedentes, Los amantes de Hiroshima resulta sin duda la entrega literaria más lograda, tanto en lo concierne a la articulación de la trama como a lo pulido y afinado del personaje principal. Hill ya ha anunciado la no continuidad del  Inspector Héctor Salgado en su producción narrativa venidera. Sin duda sea cierta la idea de que la trilogía constituye el limite razonable para que un escritor no termine por convertirse en rehén de su personaje y en detrimento de otras facetas y potencialidades en el ámbito de la recreación ficcional.  

toni-Hill-web[1]                                                          Toni Hill

Daniel y Cristina son dos jóvenes que apenas rebasan los veinte años. Ella con vocación de escritora y él, aficionado a la música y cantante de un  grupo amateur, mantienen una relación pasional y una vida sexual intensa. La relación resulta por otra parte atípica, dado que se basa en el convivencia con un tercer muchacho de su misma edad y apasionado de literatura,Ferran Badía  y con el que mantienen unas relaciones sexuales triangulares. El juego acaba sin embargo envinagrándose y las rivalidades entre Daniel y Ferrán  llevan a Cristina a desechar la presencia del segundo en sus vidas.  Daniel y Cristina  deciden marcharse y seguir con su periplo amoroso. Sin embargo, desaparecen misteriosamente. En los primeros momentos las sospechas recaerán sobre Ferran Badia , despechado por la exclusión de la que ha sido objeto.  Con desarreglos psicológicos, Ferran  ha intentado suicidarse, se supone que removido por la mala conciencia que le produce el asesinato de sus amigos. Sin embargo, son simples deducciones, dado que nunca han existido pruebas contundentes contra él, ni cadáveres que le puedan situar en la escena del crimen.  El joven permanece internado en un centro psiquiátrico, odiado por el entorno de sus ex-compañeros de encuentros sexuales.

Rosas Amarillas 49[1]

Siete años después,  los restos esqueléticos  de  Daniel y Cristina aparecerán  en posición erótica  en una casa okupa y rodeados por pinturas que reflejan una especial crueldad. Le tocará a Héctor Salgado retomar un caso no del todo esclarecido. A lo largo de la trama va a resurgir  todo el grupo de jóvenes que habían compartido sus ambiciones musicales con Daniel y cuyos diversos periplos se caracterizan por los sueños rotos y unas vidas sin luces ni sombras y en un contexto de crisis social y económica. La localización de los cadáveres y la reapertura del caso contribuyen a remover un pasado que todos habían dejado sepultado y en el que, detrás de una supuesta amistad de juventud, van a primar  la deslealtad, la traición, el egoísmo y la rapiña.  Factor añadido, un tercer personaje se suma a la historia, Santiago Mayart, un profesor de escritura creativa que, después de un periodo de anonimato como autor, acaba de cosechar un cierto éxito con un libro de relatos. Uno de ellos mantiene  extrañas similitudes con las circunstancias de la muerte de  Daniel y Cristina.

403x300x4770-004-CD2E2579.jpg.pagespeed.ic.fzZHvyLkZ2[1]

En paralelo, Salgado vive torturado por la misteriosa desaparición de su ex-mujer, Ruth, rodeado por las intrigas de un personaje siniestro, Omar, además de abocado a ponerse a la búsqueda del hijo de su casera, Charly,  un delincuente de poca monta y también extrañamente desaparecido. La desaparición de su ex-mujer Ruth pondrá al descubierto  el espectro del mundo policial más oscuro de la España pre-democrática, constituyendo uno de los ángulos de las  subtramas que también  circunscriben la obra.

Hill sabe manejar  una estructura narrativa “duendista” a través de la que juega con una especial habilidad con la ansiedad y el desconcierto del lector, mediante una amalgama  entre el mundo de la  literatura, el deseo, el sexo y la muerte. La mediocridad y  deshonestidad intelectual, la envidia, los oscuros pasillos del pasado, las torturas del recuerdo, la mentira y el ansia de venganza constituyen temas que planean por toda la obra.

Esta última entrega destila también la parte más humana del Inspector Salgado, que tendrá que lidiar con un vinculo sentimental complicado con Lola, una relación sexual accidentada con su compañera, la agente Leire Castro y la difícil relación con un hijo  adolescente, Guillermo. La configuración contextual de la trama y subtramas ilustra el clima de crisis política e institucional vivido en España durante los últimos años y la emergencia de los movimientos ciudadanos, albergando la obra tintes de critica social hacia los tiempos actuales.

Más allá de los formidables y agresivos dispositivos comerciales desplegados por los grandes grupos editoriales ( bastantes veces sin relación alguna  con el valor de la obra promocionada ), no cabe duda de que en este caso se trata de una novela apasionante, intrigante, emotiva y de indiscutible calidad narrativa, que hacen que se merezca con creces su buena acogida entre el público.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s