DEL “GRIS ASFALTO” A LA NOVELA “POST-NOIR”: COMENTARIOS A EMPAR FERNÁNDEZ Y ANNA MARÍA VILLALONGA

Window_Noir_by_JHMurphy[1]

Es conocido que el ” Noir” español no es un huerto en el que crezcan en abundancia los  debates intelectuales y teóricos.  De ahí que la autocensura se imponga por momentos, de cara sobre todo a no herir orgullos o zarandear egocentrismos y no correr el riesgo de coleccionar enemistades personales o en el mejor de los casos, hostilidades manifiestas que  puedan confinar a jamás al purgatorio del ninguneo y la indiferencia.

censura[1]

Afortunadamente,  está claro que nunca existe regla sin excepción. Me refiero al debate lanzado esta misma semana por las escritoras Empar Fernández y Anna María Villalonga sobre la renovación del género negro y en el que mi espíritu inquieto y por qué no reconocerlo, mi monumental ego y afán de protagonismo, me llevan a entrometerme. Esto no solo para poder “figurar” ( que también), sino para  hacer algunas apreciaciones y apuntes dialógicos sobre las problemáticas planteadas por las dos autoras.

empar-fernandez[1]

Empar Fernández

                   Empar Fernández y Anna María Villalonga son dos autoras que han ido ganando reconocimiento en los círculos del género negro.  En el segundo de los casos, se trata de una pluma que ha   combinado la creación ficcional con la construcción teórica.  Ambas han apelado en estos días, precisamente, a la necesidad de ir hacia una renovación de las estructuras narrativas de la literatura de género y ello a través de un término original : “Gris asfalto“. Ver en ese sentido, el artículo de  Fernández , “Lejos del negro absoluto”, (Editanet, enero 2016)  y de Villalonga, “Si no pot ser “negra”… le direm ” Gris Asfalt”.( Nuvol. com, gener 2016). Más allá de los apellidos, sería quizás necesario ir al trasfondo del asunto que las dos autoras plantean.

 

ana-maria-villalonga-770x539[1]

Anna María Villalonga                   

Por lo general, sus propuestas consisten, por un lado, en romper las etiquetas “encasillantes” y por el otro, en repensar e incluso superar ciertas configuraciones representacionales y simbólicas, como por ejemplo el mundo del hampa o las historias “déjà vu” sobre el crimen organizado. Proponer un replanteamiento de una serie de sistemas representacionales que hasta ahora se revelan infalibles e incrustados en las propias reglas establecidas sobre el género policial y negro, ya revela de por si cierta valentía intelectual.

Sí por “novela negra” se entiende  a aquel relato que indaga en la parte oscura del ser humano y de la propia sociedad, entonces no puedo otra cosa que coincidir con las dos autoras que el universo cultural del gansterismo, los psicópatas o el propio mundo policial o detectivesco constituyen elementos prescindibles. Es una evidencia que los individuos pueden a veces manifestar su maldad y bajeza conductual a través de actitudes que no obedecen forzosamente a los rituales del  crimen instrumental.

704954[1]

Lo apuntado más arriba,  puede molestar a algunos autores que, no solo juegan con este tipo de actores tradicionales en los articulados de las tramas, sino que incluso se prestan en algunos casos a su apología. El fenómeno de los “escritores policías” son un ejemplo elocuente. Sin embargo,todavía no he conseguido leerme a ninguno de ellos sin que me quede la duda sobre a qué me enfrento : sí a una obra de ficción o una disertación de ciencia criminológica o forense. No es que tenga nada contra el mundo de la policía y su ilustración ficcional, como tampoco tengo nada contra la proliferación cada vez más acentuada de seriales protagonizados por héroes policiales, en términos generales insertos en los viejos cánones de masculinidad, aunque con retoques “políticamente correctos”.   Otra cosa bien diferente es que este tipo de novelas se limiten a subrayar la bondad del mundo del “Orden” y que, por lo tanto, se conviertan en una pura apología de la misma ideología policial. Lo que, evidentemente, les sitúa en las antípodas mismas del género negro y explicaría la severa crítica de autores como Sebastià Bennassar contra la tendencia de vender “gato por liebre” a la que se prestan algunos editores.

imagesZD9RTVBB

Otro ejemplo es el  de las siempre morbosas, repetitivas y cansinas historias sobre psicópatas o Serial Killers, que en cuanto a ellas albergan un lado más bien moralizador, basado en la dicotomía entre “buenos” y “malos”, pero con una indiscutible ceguera respecto al origen social del problema.  Siempre centrados en el desarreglo psiquiátrico del sujeto, la mayoría de los especialistas en novelas con esta clase de personajes olvidan que el criminal en serie no es otro que el simple y desordenado “codificador” de un valor cultural previo y arraigado : el culto a la  violencia y la dominación que ha caracterizado a las sociedades modernas. Lo que las vuelve a situar en las antípodas del género negro. Visto así, se podría dar por buena la necesidad a la que Fernández y Villalonga apelan de deshacerse o superar ciertas estructuras configuracionales del género negro muy contaminadas por el género policial.

 

maxresdefault[1]

Dashiell Hammett

La  revisión de la relación con los clásicos también está presente en la propuesta de las dos autoras. La obra de  Hammett y Chandler fue el producto de un contexto histórico bien determinado : la Norteamérica del Post-Crack del 29 y un mundo merodeado por la experiencia fascista y la reacción contra-revolucionaria.  Hace muchos años, Jean-Patrick Manchette, padre del néo-polard francés, encontró en los clásicos norteamericanos una expresión literaria de sus propios preceptos políticos gauchistes y por lo tanto, el instrumento de crítica a la  realidad de una sociedad francesa que vivía de sus mitos fundadores y de espaldas a los aspectos más oscuros de ella misma. Si bien, siempre recordó la necesidad no de seguir los estrictos cánones de los clásicos , (cosa que para él era imposible y absurdo en la Francia del Post-Mayo del 68 y en el contexto de los formidables cambios políticos , sociales y culturales que contrajo).Es difícil no coincidir plenamente con Empar Fernández y  Anna María Villalonga en que la escritura de los padres fundadores no puede  convertirse en la Tabla de  los Diez Mandamientos narrativos, más todavía cuando sus más firmes defensores han apelado a la necesidad de la heterodoxia.            

Yo, que me formé universitariamente entre finales de los 80 y principios de los 90 y que por lo tanto, viví los debates sobre la post-modernidad tanto en el ámbito de las ciencias humanas y sociales como en el de la teoría literaria y fílmica, suelo sentir una especial debilidad por los prefijos. Y sí el concepto de “Gris asfalto” no me desagrada,  estaría por ponerle un añadido  y apostar por nociones como las de  novela “Post-Noir”. Esto, como es obvio, sin olvidar que permanece imprescindible conservar la vocación original del género negro :   la crítica al proceso civilizatorio, la cultura y la realidad social. Ese es sin duda el gran reto del Gris Asfalto o si se quiere, de la novela Post-Noir :  Cambiar el  cuerpo de las estructuras  simbólicas, representacionales y narrativas sin perder el alma y el espíritu que le infundieron al género sus padres fundadores.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

Una respuesta a “DEL “GRIS ASFALTO” A LA NOVELA “POST-NOIR”: COMENTARIOS A EMPAR FERNÁNDEZ Y ANNA MARÍA VILLALONGA

  1. Helena

    Últimamente está habiendo bastantes réplicas y contraréplicas alrededor del género negro y su concepción. El escritor Lluís Bosch en su blog nigrasum se sumó al debate y Paco Gómez Escribano, desde el suyo, también. Eso debe ser bueno, puesto que demuestra que el género está vivo y se cuestiona a sí mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s