CRIMEN Y LOCURA : SOBRE “YO, PIERRE RIVIÈRE, HABIENDO DEGOLLADO A MI MADRE, MI HERMANA Y MI HERMANO…

Pierre-Rivière05

 

El advenimiento de la sociedad contemporánea  albergó también el triunfo de la ciencia criminológica, forense y psiquiátrica y de la propia conceptualización moderna de la figura del “crimen” como conducta “asocial”. Ello  en el marco de un ordenamiento jurídico secularizado y de un sistema penal que regulaba, a partir de una serie de preceptos morales, normas sociales y valores culturales, los grados de violencia que podían ser tolerados dentro de la vida colectiva.

Si bien, las relaciones entre esos articulados científicos, jurídicos y morales no siempre se revelaron fáciles, sobre todo en la medida que englobaban sistemas de “saber”  en situación de concurrencia y por lo tanto, con visiones no siempre coincidentes sobre la conducta humana y la vulneración  de las normas que aseguraban la cohesión de la vida en común . Esa contingencia de “saberes” lo era también de “poderes”. En efecto, era de éstos  que emanaba la capacidad de establecer la gravedad de la falta cometida por un individuo y el nivel de castigo penal que se le debía infligir  o en cambio, el grado de perdón que se le podía conceder en el momento de administrar  justicia. Justifica que se asentaba  sobre   una bien determinada cosmovisión ética y moral del bien y del mal y una, igual de bien establecida, mirada cultural sobre las fronteras entre la “normalidad” y la “anormalidad” de las cosas,  los hechos y  los comportamientos.

Justicia

Uno de los grandes episodios que reflejaron esa relación contingente entre los sistemas  de “saber” y de “poder” que ponían en litigio argumentativo a la ciencia criminológica, forense, psiquiátrica y al propio sistema penal, fue sin duda el caso de Pierre Rivière, un joven acusado de parricidio a principios del siglo XIX. Su famoso diario, ” Yo, Pierre Rivière, habiendo  degollado a mi madre, mi hermana y hermano…” ilustró  sin lugar a dudas las grandes problemáticas a las que se veía confrontado el sistema jurídico que tomó cuerpo con la construcción de la sociedad burguesa   y el definitivo arraigo de sus valores sociales y culturales.

258px-Foucault_Michel_ed_Moi_Pierre_Riviere_1973

Caso considerado “menor” en la historia criminal y penal francesa, el expediente judicial de Pierre Rivière  fue sin embargo rescatado por Michel Foucault a principios de los años 70 y esto en el marco de su investigación general sobre la historia de la locura, su reflexión teórica y sociohistórica  acerca del sistema penitenciario y su propia construcción filosófica sobre  la arqueología del poder y los mecanismos de dominación  que se ocultaban detrás de la tradición jurídica,  humanística   y científica occidental.El diario de Pierre Rivière marcó todo un hito en los años del Post-Mayo del 68  y a la par de la profunda influencia de la corriente post-estructuralista, sobre todo en la medida que sirvió de instrumento para  poner en cuestión todo el edificio político, social y cultural sobre el que se había alzado el sistema capitalista. El contenido del documento  fue finalmente llevado al cine por René Allio en 1976 con la magnifica interpretación del joven Claude Hébert. Es en base a ese film, bastante fiel a los textos y documentos originales que constituyeron la instrucción del caso, que cabe analizar la historia.

arton2476

Michel Foucault 

1835. En el pueblo de Aunay, un municipio ubicado en el ambiente rural y campesino de la Francia “profunda”, tres cadáveres  son encontrados en una granja y víctimas de un degollamiento : los de una mujer, su hija y un niño menor. Es el hogar de los Rivière. Una testigo asegura haber visto al primogénito de la familia, Pierre, salir de la casa con un cuchillo y las manos ensangrentadas. La gendarmerie se pone en su búsqueda. Después de unos días escondido en el bosque, Pierre Rivière decide entregarse. Interrogado por el juez,  confiesa su crimen. Encarcelado a la espera del juicio, empieza a redactar un diario que servirá de pieza al propio juez, el fiscal y los expertos forenses y médicos psiquiatras.El diario de Pierre Rivière es un testimonio intimo de su periplo familiar y de las motivaciones que le llevaron a cometer el parricidio.

71JduBahZ5L._SY500_

              Pierre Rivière ha crecido en el seno de un ambiente familiar dominado por la violencia  y el egoísmo y espíritu de rapiña de su madre, pero sobre todo, por su crueldad para con su padre. Hombre bueno y con  grandes valores humanos,  se casa por amor. Sin embargo, ella empieza a torturarle desde el principio de su matrimonio, esclavizándolo y humillándolo a lo largo de los años. Su hermana y su propio hermano pequeño participan de las vejaciones morales que  su madre le inflige a su marido. El padre de Pierre  es de hecho el hazme reír del pueblo, al saberse de las infidelidades de su mujer y de su transformación en un monigote. Pierre Rivière no soporta la situación de su padre y el odio y el rencor van creciendo en su corazón. Decide vengarle y hacer pagar a su madre y a sus hermanos, a los que considera cómplices, los prolongados años denigrantes que ha sufrido su padre y de las que, impotente, se ha visto obligado a ser testigo. Después  de muchas meditaciones, planifica su crimen, convencido de que por fin va a liberar a su progenitor  del infierno que ha vivido. Pierre Rivière está convencido de que va a convertirse en un héroe por su acto y perpetra el parricidio.

yo-pierre-riviere-habiendo-matado-a-mi-madre-mi-hermana-y-mi-hermano

 

Ya arrestado, le confiesa al juez de que su acto ha sido un mandato de Dios. Los propios testimonios de las autoridades municipales, el párroco y los vecinos del pueblo hablan de un muchacho taciturno, solitario, con conductas crueles y “anormales”. Todo la investigación e instrucción judicial del caso va a girar, a partir de ahí,  en torno a su equilibrio mental y en medio de las tensiones entre forenses, policías, psiquiatras, jueces y fiscales. Sí los psiquiatras aluden a la falta de autonomía moral del acusado, lo que en principio prohibiría una sentencia de pena capital, el fiscal intenta convencer en cambio de la plena conciencia de sus actos y temperamento sádico. Pierre Rivière será condenado a la pena de muerte, pero su castigo terminará conmutado por el encierre a perpetuidad en un centro para enfermos mentales, después de que los psiquiatras consiguiesen imponer sus tesis. Se tratará de uno de los primeros casos en la historia penal y judicial francesa que introducirá la figura de la “circunstancia atenuante”.

En realidad, el diario de Pierre Rivière revela una plena lucidez y conciencia de su acto, detrás del que se destila la culpa y el remordimiento. Se arrepiente, porque en verdad no quería causar semejante desgracia. Pierre ha estado movido por el amor a su padre, pero también por el ambiente familiar irrespirable que ha creado su madre y el odio que ésta ha ido alimentando en él. Su crimen tiene su origen en todas las causas posibles, menos en la de la locura, que Pierre no ha hecho otra cosa que fingir con manifestaciones estrambóticas sobre el mandato divino. Pierre Rivière se suicidará en 1840, consciente de su crimen y torturado emocionalmente por el mismo, a pesar de que su figura hubiese quedado en el imaginario colectivo como de la un loco sin moral, ni conciencia.

tribunal.png

 

                  “Yo, Pierre Rivière, habiendo degollado a mi madre, mi hermana y hermano…” fue un texto fundamental para las ciencias sociales y humanas en el clima de radicalización ideológica que éstas vivieron tras los acontecimientos del Mayo del 68, pero también una fuente empírica de argumentación contra la psiquiatría y la construcción social de la locura. En efecto,  quedaba comprobado que la alineación mental de Pierre Rivière esbozada por los psiquiatras sólo respondía a presunciones y prejuicios colectivos sobre los comportamientos individuales.

La historia, que había permanecido sepultada por la desmemoria social, retomó interés en la década precisamente de los años 70, en la medida que desmitificaba el lado infalible de la figura del “Padre” que había imperado en el marco de una sociedad patriarcal, poniendo así a descubierto su vulnerabilidad.  El “caso Rivière” también rompió  los tabúes sobre el parricidio, pero sobre todo, desconstruyó todas las ideas establecidas  en torno a la inquebrantabilidad de las relaciones de filiación y parentesco a las que la sociedad capitalista había otorgado sanción jurídica, en base a los valores e intereses sociales y económicos de una bien determinada clase social. La indignación que generaba la figura de Pierre Rivière no estaba, por lo tanto, sólo y en exclusiva vinculada a la repugnancia ante  los rituales de un asesinato caracterizado por una singular crueldad. Pierre Rivière había cometido sobre todo y ante todo, un crimen “cultural”, desafiando a las estructuras simbólicas del proceso civilizatorio y que la propia psiquiatría retraducía  y codificada en términos de alineación mental.

No cabe duda que este documento, a pesar de inscribirse en los intereses de las ciencias sociales y  estar fuera de las reglas de la tradición narrativa novelesca y ficcional, alberga un lado tremendamente ” Noir”.Esto sobre todo porque no se basa en una dicotomia entre el “bien”,  encarnado en las víctimas, y el “mal”, en principio representado por el parricida. La maldad también envuelve a las víctimas, mientras los sentimientos generosos no están ausentes en el propio criminal y que parece tener sus propias razones para acometer su acto. El “caso Rivière” recobra sin duda algunas de las problemáticas del género negro : el lugar más o menos secundario del crimen y de su autor, pero la importancia en cambio de sus orígenes sociales, sus causas y motivos.

 

 

 

 

 

  

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s