LA ESCRITURA COMO ACTO DE AMOR : SOBRE “LA OTRA VIDA DE NED BLACKBIRD” DE ALEXIS RAVELO

 

 

blackbird

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria, Alexis Ravelo se inició como autor de relatos fantásticos, infantiles y juveniles, labor que compatibilizó con la de guionista y publicista.   Premio Dashiell Hammett (2013) por ” La estrategia del Pequinés”( Alrevés,2013), el escritor canario  se ha ido convirtiendo en uno de los referentes del género negro en España, sobre todo también a través de otras obras de éxito  como las Flores no  sangran (Alrevés,2015).   Sin embargo, si algo hay que decir de él , es que es un autor que se ha revelado capaz de explorar nuevos horizontes y no dejarse encerrar en una jaula “Noir” de futuro incierto. Así lo ilustra  su última creación narrativa, ” La otra vida de Ned Blackbird” ( Siruela, 2016). Una obra inserta en el universo de la siempre  ninguneada “novela corta”, pero que pese a todo, en este caso concreto, destila a través de sus 179 paginas  una serie de interesantes problemáticas que no deberían dejar indiferente a nadie.

Carlos Ascanio, un profesor  de humanidades, se traslada a una ciudad de provincias en  cuya universidad ha  de realizar una sustitución de un año. Marcado por el reciente fallecimiento de su esposa, Ana, viene huyendo del dolor que lleva dentro a raíz de su viudez. Se encuentra atormentado por cierto remordimiento, al reconocer que había dejado de querer a su esposa.Los recuerdos que intenta conservar son precisamente sus primeros años de matrimonio y los tiempos de felicidad junto a ella. Solo en medio de una ciudad pequeña y gris, se instala en el seno de un edificio regentado por un tal Vilanueva ,descendiente de una  familia caciquil venida a menos. En el barrio logra sin embargo simpatizar con Tachito, un sarcástico anciano invidente, pero sobre todo, con Lucía, una extrovertida estudiante universitaria que se gana la vida como camarera y con la que mantiene una relación ambigua.

Pero es sobre todo su mudanza a ese viejo edificio la que va a condicionar todo el desarrollo de su vida. En efecto, el piso en el que vive había sido ocupado por una anciana acabada de fallecer : Celia Andrade, una antigua maestra de enseñanza secundaria.Todo el lugar está impregnado por su presencia. De repente y  durante varios días consecutivos, le llega el sonido del teclado de una máquina de escribir y sin que exista constancia en el edificio de que nadie posea o haya poseído una, a excepción de la difunta. Todo indica que el espectro de     Celia Andrade le está merodeando. Curioso ante la existencia de aquella anciana que parece haber muerto en la más absoluta soledad, Carlos Ascanio empieza a obsesionarse con ella después de descubrir en un armario sus papeles personales y  correspondencia. Celia Andrade no era la que parecía, ni  tampoco su vida. Carlos va conociendo poco a poco su verdadera identidad y un periplo  repleto de aventuras, acontecimientos y sentimientos que nada tienen que ver con la imagen de mujer solitaria y víctima del desamor que ha dado ante los demás.

La influencia de González Ledesma  en la formación literaria de Alexis Ravelo es bien conocida y reconocida por el propio autor y en ese sentido, lo primero que hay que apuntar sobre esta obra, es que se revela ante todo y por encima de todo como un magnifico homenaje a la literatura popular o lo que despectivamente se denominó, “literatura de quiosco”. Ravelo nos retrotrae a esa oscura España de la posguerra y tardoposguerrarepleta de vidas grises y tristes y de infancias truncadas,  que sin embargo encontraron un rayo de felicidad a través de novelillas y personajes que hacía olvidar por unos instantes la realidad frustrante de los tenebrosos años que dominaron el primer franquismo. Es también  una oda a los escritores anónimos y sobre todo a  aquellas mujeres para las que ciertos géneros les estaba  proscritos como autoras. La soledad y la clandestinidad de la escritura y el periplo incierto y escabroso de quienes se dedican a ella no dejan de ser destilados en la obra.  Ravelo hace también un decidida y algo nostálgica  apología de la epístola como lazo de unión entre los individuos, sobre todo en comparación a un mundo actual en el que las nuevas tecnologías establecen formas de comunicación basadas en lo efímero y el simulacro.   Pero si algo tiene de excepcional la obra, es recordarnos la fuerza de la palabra. Cómo a través de ella se pudieron forjar relaciones de amor y  amistad y sobre todo, cómo se alcanzó a tender puentes entre personas muy distintas y alejar las rencillas, los odios y los rencores en base a los cuales se había alzado el trágico imaginario de las “Dos Españas”.   A ese respecto, no cabe duda de que la obra de Ravelo expresa el sentir y la experiencia vital y existencial de toda una generación que hoy ya no está entre nosotros.

“La otra vida de Ned Backbird” mezcla diversos temas, con sus toques de intimismo, costumbrismo, romanticismo, añadiendo incluso algunas pinceladas de  “Noir” y de “gótico” , dado que el crimen y los misterios del más allá  también hacen acto de presencia. Algunos críticos y comentaristas la han calificado como una obra “expresionista”. No reúno las suficientes competencias en teoría y hermenéutica  literaria como para rebatir con solidez argumentativa el calificativo, aunque sí recordaría el lado cada vez más sospechoso de las etiquetas. Esto sobre todo en un momento en el que el imaginario literario está camino hacia un creciente mestizaje narrativo que hace que se tambaleen las viejas categorías establecidas por la crítica literaria más canónica. Pero en cualquier caso, sí se puede decir que se trata de una novela profundamente inconformista, que habla de las borrosas fronteras entre el sueño y la realidad, de cómo los sentimientos pueden sobrevivir al  tiempo y a las distancias, pero sobre todo, de cómo podemos descubrir a través de la vida de terceros el espejo de nuestras propias angustias, dramas y tragedias personales.

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Expresionismo, Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s