VÍCTOR DEL ÁRBOL : UNA RENOVADA MIRADA LITERARIA SOBRE LA POST-GUERRA Y LA TRANSICIÓN

 

416cBa93hyL._SY344_BO1,204,203,200_[1]

 

Ediciones Alrevés acaba de hacerse cargo de la nueva edición de la primera obra de Víctor del Árbol, El peso de los muertos ( Alrevés, 2016). Una novela   originariamente publicada por la editorial Catalia a principios de 2006 y galardonada con el Premio Tiflos. La obra gozó de poca proyección en su momento, quedándose confinada en las mazmorras del olvido. Es de celebrar su relanzamiento por parte del conocido sello de género negro, responsable en gran parte del éxito  internacional que llegará a tener Víctor del Árbol en los años posterior con otras obras como La tristeza del Samurai o Respirar por la herida. Con motivo de mi ponencia en el XII Congreso de Novela y Cine Negro de Salamanca, presentada a principios de mayo y bajo el título “ El espejo roto : La cuestión del pasado y de la condición humana en la producción narrativa de Víctor del Árbol”, tuve ocasión de subrayar la importancia de esta ninguneada obra y sin la cual es imposible comprender el compromiso intelectual y literario del autor contra la desmemoria.Esto desde una reflexión sobre la relevancia de la imbricación entre el género negro y el género histórico y la necesidad de hacer confluir la crítica social con la propia crítica culltural del proceso civilizatorio.

Barcelona, mediados de los años 40, el doctor Naham Márquez  es condenado al garrote vil por el  asesinato de una mujer de la que estaba enamorado, Amelia Quiroga, la atractiva  esposa de un militar franquista  perteneciente a la alta sociedad y dominado por unos celos enfermizos y desarreglos psiquiátricos. El doctor Márquez ha sido él mismo un hombre con una infancia traúmatica e impregnada por el recuerdo del suicidio de su abuela. Débil de carácter, sucumbe a los embrujos de su aristócrata amante.

Treinta años después, a un mes de la muerte de Franco y muy lejos de España,Lucía de Dios , el personaje central, recibe la llamada telefónica de un  amigo de infancia obsesionado con ella, Octavio Cruz y tras la cual  decide volver a Barcelona aprovechando la coyuntura de un régimen dictatorial agonizante. Tiene en su haber las cenizas de su padre Juan, un veterano y respetado militante comunista. Una vez en Barcelona Lucía irá descubriendo los extraños vínculos entre el doctor Naham Márquez, su padre y la víctima de aquel asesinato, Amelia Quiroga. Un siniestro comisario de la Brigada Político-Social franquista, implicado en la investigación sobre el crimen y  de nombre Ulises, entrará también en escena.  Ulises, Naham Márquez, Amelia Quiroga y el mismo padre de Lucía, Juan, constituyen las piezas de un extraño puzzleMientras tanto, va a surgir un personaje enigmático, Liviano, un hombre encerrado desde hace treinta años en un Hospital Psiquiátrico Penitenciario y que mantiene una relación especial con una monja, Sor Amparo. A través de su amigo Octavio,Alicia consigue encontrarse con aquel enfermo mental y que  conserva la clave de la verdad. La novela va desvelando una trama maquiavélica en la que, ni las inocencias ni las culpas son las que parecen, ni tampoco el pasado es lo que aparenta.

Se trata de una obra que reflejó la todavía inmadurez narrativa de un joven Víctor del Árbol, pero que sin embargo supuso una renovación del tratamiento de los años de la posguerra y el abordaje crítico de un periodo, la Transición, cuyo cuestionamiento se revelaba todavía un tema tabú. No es necesario incidir demasiado en cómo la idealizada Transición Democrática se basó en amplios pactos de silencio sobre la realidad del franquismo y cómo hoy mismo, el famoso “consenso” ha dejado de ser  una loable “Virtud Pública” para convertirse en un mero dispositivo ideológicos de algunos sectores políticos y esto con el único objetivo de cerrar cualquier debate sobre la memoria histórica.

 

El peso de los muertos

La falta de receptividad ante esta novela en el momento de su primera edición vino en gran parte condicionada por la saturación  en la que había terminado por caer la ilustración ficcional de la guerra y la posguerra española. Sin embargo, no cabe duda que se trató de una de las primeras obras que introdujeron este periodo histórico en el ámbito del género negro, con un especial hincapié en las dimensiones de la condición humana y desde un claro distanciamiento respecto al exceso de panfletismo ideológico que había primado hasta la fecha en el cine y la literatura sobre esta etapa oscura de la historia política y social española.  Pero lo que está claro sobre todo, es que se erigió en el origen y las bases de una inquietud literaria por parte de un Víctor del Árbol que fue consolidándose  a lo largo de los años.No cabe duda ese respecto que su obra posterior, La tristeza del Samurai ( Alrevés 2011), consolidó bastante de las cuestiones que tuvieron embrión en aquella primera novela. Merece apunte  el hecho mismo de que el extraordinario éxito del que gozó su segunda obra en Francia estuvo relacionado, no solo con el amplio público del que goza el género del polar  y el propio género histórico, sino con la mentalidad de una sociedad gala que, a diferencia de la española,  conserva una relación menos problemática con el pasado  y la memoria de los crímenes que se hayan podido cometer en él.

La  lectura de El peso de los muertos  puede hoy quizás ayudar a comprender  la evolución de un autor que, obviamente, ya no es el que era y cuyo carisma personal e intelectual se ha ido quedando por el camino en beneficio de un perfil  dominado por  un  vedettismo de carácter  megalómano  y lejano    respecto a sus primeros lectores  y las  fuentes de apoyo personales que le rodearon en sus origines como escritor más o menos anónimo. Pero es de cortesía, al menos, reconocer la coherencia de las problemáticas que  dinamizaron esa primera etapa creativa  de Víctor del Árbol  que hoy parece estar cerrándose  : la maldad del poder, el sufrimiento de sus víctimas y el dolor que mora en sus entrañas, así como la necesidad que tiene todo individuo de hacer oír su propia verdad sobre un pasado usurpado y  narrado por terceros.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s