LA CULTURA DEL ENTRETENIMIENTO : ENTRE EL OCIO Y LA MIRADA CRÍTICA

 

sociedad_consumo_tv

Navegando  por FB, me paro en las caratulas de cine que Ana María Villalonga cuelga semanalmente.  Cinefíla de pro, Villalonga suele manifestar diversos  gustos tanto frente a las producciones más intelectuales como ante  los grandes éxitos en el género del humor y el entretenimiento. Es el escaparate de una afición personal, similar a la que yo tengo en mi muro con los grandes diseñadores y mi colección de perfumería “vintage”. Se trata,por lo tanto, de un  tipo de post pensado para comentarios más o menos rápidos, centrados en recuerdos y anécdotas.No se puede olvidar que las películas marcan  instantes de nuestras vidas. Personalmente, nunca olvidaré el día de  Navidad de 1992, cuando todos en familia y rodeados por turrones,mazapanes y licores, miramos una de las películas que más me impactaron en mi vida : Color Purpura ,  de Steven Spielberg protagonizada por Woopi Goldberg e inspirada en la novela de Alice Walker. Supongo que esa es la intención original de Ana María Villalonga, evocar recuerdos en sus seguidores y despertar subjetividades vinculas a nuestra historia de vida.

pretty-woman

Si bien, como persona procedente de la sociología de la cultura y de los Cultural Studies, no puedo por momentos quedarme en el estadio de  lo superficial, más todavía cuando se trata de caratulas de producciones cinematográficas cuyo éxito tienden a desconcertarme, sobre todo por el grado de estupidez que albergan, todo disfrazado de un humor más o menos barato y circunscrito por una clara intencionalidad ideológica : el famoso “Sueño americano”. Me refiero, claro está, a la mil veces objeto de reposición televisiva, Pretty Woman de Garry Mashall,  un cuento de hadas de pacotilla protagonizada por un sex-symbol anticuado y venido a menos ( Richard Gere) y una actriz mala, habitual protagonista de producciones infumables, pero ascendida al estrellato gracias a una simpatía harto exagerada y artificiosa ( Julia Roberts). La trama es conocida y difícil de olvidar, dada que las televisiones públicas y privadas, atentas al borreguismo de la audiencia, nos brindan la cosa  tres veces al año :  una prostituta barata del Hollywood Boulevard es recogida por un apuesto millonario, que la lleva en su deportivo a un  hotel de lujo, le compra ropa cara, la pasea entre las élites económicas y financieras de Beverly Hills y le cambia totalmente la vida. Vamos, Cenicienta en versión post-moderna.

richard-gere

 

El mito romántico del “Príncipe Azul” , ( del que el film nos brinda una versión  de lo más ridícula ), siempre constituyó un articulado simbólico que establecía reglas bien concretas sobre las relaciones de género y en el que la mujer era reducida a la minoría de edad, no  teniendo sentido su identidad, estado emocional  y existencia fuera de un vinculo de dependencia respecto al varón y el grado de felicidad que este estuviese dispuesto a brindarle. En el siglo XIX  las historias  novelescas sobre amores idílicos eran de consumo habitual entre las mujeres de la burguesía, al ser las únicas que sabían leer. Pero es con el celuloide que el mítico   “Príncipe Azul” se convirtió en un ideal de las mujeres pobres, puesto que las ricas ya tenían la posibilidad de casarse con un hombre de su mismo estatuto socioeconómico y dejarse de sueños de adolescentes. Durante la época de doctorando, mi llorado Jacques Derrida nos hizo una interesante exposición sobre los dispositivos ideológicos del cuento de hadas, no solo sobre  cómo determinaba las relaciones de género, sino que también acerca de los sistemas de valores de la sociedad capitalista. Es decir, el afán de riqueza y poder. Por expresarlo de forma coloquial : que era mejor  estar casada con un millonario que te pasease en yate, que con un mecánico con el que te tocaría hacer acrobacias domésticas para que el presupuesto llegase hasta final de mes.En suma, la bien conocida penalización de los perdedores a la que nos lleva abocando la ofensiva cultural del neoliberalismo.

images[3]

Jacques Derrida 

Obviamente, posteo en el muro de Ana María mi protesta ante la imbecilidad integral del film ( que me parece un insulto a las situaciones de marginalidad, exclusión y desarraigo que vive el mundo de la prostitución en Norteamérica). Me pregunto de hecho cómo una autora analíticamente puntillosa y preocupada por los arrebatos machistas y misóginos de la producción literaria y cinematográfica, puede sentir devoción por tan semejante  exaltación del “macho” destinado a liberar a la “hembra” descarriada de los males de este mundo, conduciéndola por el buen camino. Ana María Villalonga reacciona ante mis “tics” sociológicos y me recuerda que Pretty Woman  es una película de entretenimiento, destinada al ocio. Según Ana, no todo puede reducirse a la seriedad del pensamiento “culto”, intelectual o académico. La frivolidad y la risa también forman parte de la condición y la necesidad humana.

Es imposible no coincidir con el diagnóstico de Villalonga y me reconozco yo mismo  un adicto al sofá, el humor, el entretenimiento y el pasatiempos, sobre todo cuando mi cerebro y espíritu piden pausa  respecto a tanto “sacapuntismo” sobre las grandes avatares de nuestro proceso civilizatorio. Otra cosa bien diferente es saber a qué ocio recurrimos y qué incidencia tiene en nuestra mirada sobre la sociedad.

coluche

Coluche, un emblema del humorismo social de los 70 y 80

No hay ninguna razón para que el “entretenimiento”, en su vertiente literaria o cinematográfica, tenga que estar vinculado a la apatía social y política, así como a la renuncia a una mirada analítica sobre nuestra vida colectiva. Las comedias  clásicas de directores como Woody Allen, por tomar el ejemplo más elocuente, fueron una demoledora puesta en cuestión del mundo norteamericano y su sistema de valores. Sin olvidar, por elegir otra ilustración, la irreverencia de la popular familia Simpson.

En Francia,  un humorista como el entrañable Coluche, protagonizó películas que marcaron todo un hito, demostrando que un actor era capaz de reírse de si mismo y de paso, de la propia estupidez de la sociedad en la que vivía. Coluche puso en ridículo a toda la clase política durante las elecciones presidenciales del 81, recordándonos que cualquier payaso podía  aspirar a estar al frente de uno de los países más poderosos  del mundo. La lista puede extenderse a figuras como Gerard Jugnot,( el magistral protagonista de Los niños del coro), que protagonizó  cientos de comedias encarnado al ” français de base” ( francés llano). A través  de  series cinematográficas de humor como ” Les bronzés” de Patrice Leconte,  ambientadas en el contexto vacacional de las Estaciones de Ski en Saboya ( lugar de culto entre los franceses), Jugnot  supo representar  los aspectos más burdos, vulgares y grotescos de las clases medias con aires de estatuto social y aspiraciones de ascenso.  El actor formó parte de un grupo de artistas  cómicos conocidos como Le Splendid , que imprimieron toda una época y   se hicieron conocer por su agudeza e ingenio en el momento de denunciar todos los  avatares sociales y culturales del país vecino.  Gérard Jugnot desconcertó a la crítica más exigente con su papel en Los niños del coro , sobre todo después de que hubiese quedado en el imaginario colectivo como el actor que mejor supo encarnar al francés más grotesco, chauvinista e inculto.

tiro

Gerard Jugnot, en ” Le Pére Noël est un ordure”

Durante los años 80, películas como ” Le Père Noël est une ordure”, de Jean-Marie Poiré, protagonizado también por el grupo de Le Splendid, se convirtieron en todo un emblema en el género del humor y el entretenimiento, con un lenguaje crudo y unos personajes de una execrable bajeza humana, que conquistaron el favor de la crítica cinematográfica más culta e intelectual, sobre todo por lo que el film tenía de denuncia de la hipocresía y crueldad de los galos para con sus minorías. Sin olvidar a la popular Josiane Balasko , que protagonizó películas de humor de gran éxito, generalmente ambientadas en las Banlieux Rouges azotadas por la crisis social y económica, la descomposición del universo obrero y  los síntomas de desestructuración y exclusión. Josiane Balasko  interpretó a la chica gorda,  garrula y árida de espíritu, destinada a sobrevivir a pesar de la falta de perspectivas y futuro. Miembro ella también del grupo de actores de Le Splendid , cautivó al público por su talento en el momento de desvelar la parte más humana de unos barrios  injustamente estigmatizados y caldo de cultivo de toda la demagogia racista y xenófoba del Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen. El film Smala, de Jean-Loup Hubert, donde Balasko encarna a una mediadora social en un barrio marginal  y abocada a solucionar miles de problemas económicos y familiares, fue considerada una de las películas más comprometidas dentro del género del humor.

la-smala

Josiane Balasko en “Le Smala”

En ” Le plus beau  métier du monde” de Gerard Lauzier,  película de un enorme éxito en la Francia de los 90,( sacudida por los debates más o menos surrealistas sobre la desintegración de la identidad nacional), Gerard Depardieu se puso en el papel de  un profesor de enseñanza secundaria confrontado a los grandes problemas de la escuela pública en los barrios de la problemática y conflictiva periferia urbana parisina.  Ello desde la ironía y el humor frente a quienes querían vender la idea que la juventud de origen inmigrante y su particular violencia, eran la esencia de todos los males que estaba sufriendo el sistema de enseñanza pública gala.Podría poner cientos de ejemplos más, en los que el humor, el entretenimiento y la crítica social constituyeron amalgama en el cine francés y  eso en un contexto de denuncia contra  una  extrema-derecha  que pretendía imponer su agenda política y jugar con  los miedos colectivos.El éxito de esta clase de producciones, irónicas, sarcásticas e irreverentes, fue debido a que,  contrariamente a los mitos sobre el chauvinismo y la tendencia de nuestros vecinos a mirarse el ombligo, el público francés se caracterizó a lo largo de los 90 por una cierta receptividad ante la guasa cinematográfica sobre sus propios prejuicios.

depardieu

Mi querida amiga Ana María Villalonga, tomo el ejemplo francés y su particular sentido del humor y del entretenimiento, como contraposición al infantilismo del cine norteamericano del mismo género,que en términos generales y salvo notorias excepciones, suele ser una apología ideológica de una sociedad, en realidad, profundamente podrida. Y no cabe duda que basuras  como Pretty Woman son un ejemplo de ello.

beau-metier-du-monde

Con lo expuesto, pretendo disipar cualquier sospecha de prejuicios intelectualoídes frente al mundo del entretenimiento. Los productos artísticos destinados al ocio fueron durante largo tiempo puestos en cuestión por su supuesto carácter de cultura del mediopelo.En efecto, las industrias culturales y el consumo de masas se convirtieron a menudo en diana de las ciencias sociales de urdimbre marxista, que las consideraban el nuevo “opio del pueblo”, destinado a atolondrar mentes. La Teoría Crítica de la Escuela de Frankfurt fue la que brindó el análisis  más elaborado de la sociedad de consumo de los años 60 y 70.  A lo que hay que añadir, en el polo ideológico contrario, las tendencias críticas de orientación aristocrática y elitista hacia la vulgaridad de la amorfa sociedad-masa y que hunde sus raíces en la conocida perspectiva orteguiana sobre la deshumanización del arte. Creo que ambos enfoques sobre la cultura de masas, por supuesto, movidas por motivaciones políticas e ideológicas muy distintas, se han quedado  caducas. En primer lugar, porque ignoran las nuevas formas de individualización que está generando la sociedad actual digitalizada y que rompe con esa vieja visión marcusiana del hombre unidimentional y cosificado por los sistemas de dominación política y social estructurados a partir de las  propias industrias culturales. Coincido con Ana María Villalonga y en contra de lo que pretendió la Teoría Crítica, que los individuos son capaces de “pensar” y tomar las distancias respecto a lo que las industrias culturales les brindan.

 

cabeza

Habría que recordar que el ocio y el tiempo libre, en especial desde la creación de los Estados Sociales y de la propia UNESCO, han adquirido el estatuto de “Derechos Humanos” y componentes esenciales del desarrollo del individuo, sobre todo frente a las dimensiones más alienantes de la sociedad  salarial o la robustez de los saberes académicos. Dicho esto, siempre he considerado que hay mil formas de consumir, de entretenerse y de reír, sin perder la perspectiva de la realidad y de la mirada crítica sobre ella. Por supuesto y como no podía ser menos, cada individuo está  en su derecho de elegir sus objetos de ocio. Lo que no invalida por igual mi argumento contra    las formas de humor y entretenimiento frívolas, facilonas y desconectadas de un mundo cada vez más azotado por los peores males.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica cultural, Sin categoría, sociología de la cultura

HONORABLE PRESENTE, TENEBROSO PASADO : UNA CARTA ABIERTA A LORENZO SILVA SOBRE LA GUARDIA CIVIL

img5132208de00db[1]

 

Abro facebook y uno de los primeros muros con los que me encuentro es con el de Claudio Cerdán, donde figura una extensa, completa e interesante entrevista del autor con Lorenzo Silva en la revista digital Zenda y esto con motivo de la celebración del festival Getafe Negro. Entre los muchos temas que son abordados en la entrevista está, como no podía ser menos, el personaje de Rubén Bevilacquia y  la cuestión de la Guardia Civil como institución histórica y actual.

Debo reconocer mi enorme deuda con Lorenzo Silva,dado que fue  después de la lectura de ” La marca del meridiano”, ( Planeta, 2014)  y  de las propias y anteriores entregas de la serie, que embrionó mi  pasión por el género negro y policial  y los autores de nueva generación. Los cuales me llevaron a la lectura o relectura de los clásicos, ( españoles y extranjeros), que si no eran del todo desconocidos para mi, nunca me habían atraído demasiado hasta la fecha. Si bien, también debo reconocer que me invadió un cierto desconcierto ante la lectura del titular y encabezamiento de la conversación entre Silva y Cerdán : “Lorca dio una visión siniestra e injusta de la Guardia Civil”, dicta el mismo.

Tengo que decir no soy un devoto del poeta granadino y que la constante manipulación de su figura y los homenajes más o menos repetitivos y agobiantes que se le suelen brindar como figura icónica de la generación del 27 en particular y de la intelectualidad republicana en general, tienden más bien a crisparme. Por lo tanto, no es en defensa del poeta que pretendo  escribir este post, sino de una verdad histórica que Lorenzo Silva no percibe siempre en toda su claridad, por lo menos en lo que hace referencia a la institución de la Guardia Civil.  Y es que Silva parece fusionar y confundir el presente y pasado de la Benemérita, estableciendo una continuidad en el tiempo de ideales y valores en principio encarnados por el propio personaje de Bevilacquia. Vayamos por partes.

El personaje de Rubén Bevilacquia me resultó sumamente magnético, en especial por su humanidad y cultura.  Si bien, siempre me quedó una duda: saber si reflejaba el sistema de valores de la vieja institución o si simplemente plasmaba los ideales políticos, sociales, éticos y morales del autor que lo había creado.La pregunta era pertinente a la vista de los imaginarios colectivos y las ideas establecidas en torno a la Guardia Civil. El temperamento apático, autoritario y despótico de este Cuerpo militarizado  y los propios  chistes sobre el lado paleto e  incultillo de sus miembros  es de profundo arraigo social.

No me gustan los estereotipos y sería absurdo pensar que el nivel formativo de los miembros de este Cuerpo militar no se ha elevado de forma sustancial. No sé si hay   muchos “Bevilacquias” en la Guardia Civil que lean a  Platón   o que se hagan cabalas sobre la condición humana después de ojear a Hannah Arenth.  Pero sí deberíamos reconocer que, al igual que  en otros Cuerpos, como la Policía Nacional, Autonómica o Local, el nivel formativo y cultural de los componentes suele situarse en grados intermedios que desmitifican al Guardia Civil sin luces y semi-analfabeto. Lo cual hace que el personaje de Bevilacquia no esté del todo huérfano de verosimilitud y eso más allá del obligado grado de fantasía que comporta, en coherencia, dicho sea de paso, con la magia de lo literario y ficcional.

La cuestión política e ideológica es otro interesante ámbito de reflexión. Bevilacquia es en principio un hombre de centro-izquierda, sensible ante el respeto por los derechos civiles y de una gran rectitud en relación a la legalidad de los protocolos de actuación. No existe tampoco ningún motivo para pensar que Rubén no mantiene una mínima relación con la realidad de este Cuerpo. Apunto esto porque nunca hubo algo que más me desconcertarse que el asesinato de Guardias Civiles en Euskadi por parte de una banda fascista como E.T.A, segando la vida de hombres  de reciente incorporación al Cuerpo, jóvenes, votantes socialistas y por edad, sin ningún vinculo generacional con el franquismo y su conglomerado ideológico. Lo que demuestra hasta que punto los mitos, tan propios del delirante discurso nacionalista, pueden  llegar a justificar las peores aberraciones. Sin olvidar la obscenidad de aquellos energúmenos que protestaron por la muerte de terroristas, al tiempo que hacían mutis en torno a la desgracia personal y familiar que E.T.A sembró   en los cuarteles sujeto de su atentado.

Hoy en día la Guardia Civil juega un papel importante en la ayuda humanitaria y en misiones internacionales, sin olvidar su función determinante en la investigación de los casos de corrupción, de los que el entramado de la “Púnica” es uno de los ejemplos más chillones. Habría que precisar que el actual Director General de la Guardia Civil, Férnndez de Mesa, es un hombre ideológicamente adscrito a la extrema-derecha y conocido por sus creencias religiosas católicas de corte fundamentalista ( por si alguien  cree que eso es un monopolio del Islam ). Sin embargo, las  recientes investigaciones sobre casos de corrupción han demostrado la exquisita independencia del Cuerpo de la Guardia Civil frente a las presiones políticas. A ese respecto, sería  de mentes huecas no reconocer que estamos frente a una institución de lo más respetable y con un honroso presente, que ha sabido evolucionar, sobre todo a través de un profundo reemplazo generacional y  mostrándose fiel a los valores de una sociedad democrática. Y eso hay que celebrarlo. No hay nada que objetar, por lo tanto, a que Lorenzo Silva reivindique precisamente esa “honorabilidad” democrática de la institución e incluso le otorgue una expresión ficcional a través del personaje de Bevilacquia.

Otra cosa bien diferentes es que se confunda la parte con el todo y que Lorenzo Silva mire el ayer de una institución ( o sea, su lado más tenebroso) bajo el prisma del presente (es decir, desde la realidad de su amplia y actual democratización). Lo que conduce a distorsionar la realidad y faltar a la verdad de la Memoria Histórica.

La figura institucional de la Guardia Civil es un producto de las revoluciones liberales  de la primera mitad del Siglo XIX y su  nacimiento fue a la par de la modernización del Estado, tanto en lo que hace referencia a la administración civil como a la organización militar. Caricatura de la conocida “Gendarmerie” francesa, se trató de un Cuerpo vinculado a la consolidación del Estado-Nación, más o menos fallido en el caso de nuestro país, como lo demuestran los eternos litigios territoriales y la difícil “nacionalización” de la sociedad. Sus orígenes históricos “liberales” no impidieron que se fuese poco a poco convirtiendo  en un Cuerpo adscrito a los peores valores castrenses, para convertirse progresivamente en el brazo de los sectores dominantes. Dentro las borrosas fronteras entre el poder civil y el poder militar que dominaron la historia política y social española, la Guardia Civil desempeño el papel más oscuro, simbolizando los valores de una tradición contra-revolucionaria y antidemocrática. Inútil detenerse en la función que ejerció en el régimen de la Restauración, durante la dictadura de Primo de Rivera e incluso en la etapa del Bienio Negro de la Segunda República. Su connotación política e ideológica a lo largo de la dictadura franquista merecería un largo examen que desbordan las posibilidades de esta web.

Pese a la evidencia histórica, Lorenzo Silva sigue confundiendo la parte con el todo y esto bajo argumentos que merecen comentario. El Caballo de Troya de Silva es que, en tanto que institución, el cuerpo de la Guardia Civil nunca se reveló homogéneo y menos durante los años 30, más en concreto, con motivo de los acontecimientos del 18 de Julio. Ilustra su argumento con hechos tangibles y comprobados. Por ejemplo, la división del Cuerpo frente al Alzamiento  y la lealtad, en Barcelona y otras partes de España, a la Segunda República. La premisa es sólida y esa misma división es extensible a otros ámbitos castrenses : la marina y la aviación permanecieron fieles a la legalidad democrática durante la Guerra Civil. Si las tesis de Silva no son en absoluto falaces, en cambio sí que incurren en un gran error. Es decir, convertir  la anécdota en un hecho general y generalizable.Visto así y según él, el franquismo y el papel ejercido por la Guardia Civil como brazo represor de un Estado autoritario  solo sería una accidentalidad histórica. Esto cuando la realidad informa de que la “excepción” ( o sea la lealtad de un sector minoritario de la Benemérita al Estado democrático), no hizo otra cosa que confirmar la “regla” ( es decir, la vocación, primero contra-revolucionaria y después, claramente fascista, de la venerable institución militar).

Estimado Lorenzo Silva. Siempre te he considerado un escritor ponderado y equitativo respecto a tus pronunciamientos y reflexiones sobre los acontecimientos actuales y pretéritos, en especial los de alta connotación histórica como es el caso, en efecto, de la Segunda República, la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista. De hecho, no han dejado de indignarme las acusaciones vertidas contra ti, con motivo de tu supuesta equidistancia respecto a tu mirada sobre los hechos del 36. Los más vehementes han ido hasta tildarte de “revisionista”, no sin cierta ligereza y mala fe. Acaso habría que recordar que el revisionismo histórico o pseudohistórico en torno a las causas de la Guerra Civil Española responde a una contra-ofensiva ideológica  políticamente impresentable, que ha pretendido otorgar una fuente de justificación al alzamiento del 18 de Julio contra un gobierno legitimo y un régimen democrático. Postulados que me resulta difícil localizar en tus diversos posicionamientos sobre el llamado drama de España.

Es en base a lo dicho que, en cambio, me resulta sorprende y de una chillona incoherencia, que pretendas otorgarle honorabilidad al pasado de una institución que, como la Guardia Civil, lastra con un periplo harto tenebroso. Cosa que, por justicia y sobre todo, respecto hacia las victimas del franquismo, no estaría mal reconocer. Lo contrario es faltar a la Memoria Histórica.

Siempre he pensado que las faltas del pasado pueden ser perdonadas con las enmiendas del presente. Negar el pasado autoritario, reaccionario y fascistoíde de la Guardia Civil tiene el efecto  perverso de desvalorizar lo que es, precisamente, el gran mérito actual de la Benemérita : su capacidad de renovación ideológica y su indiscutible proceso de democratización. El respeto social que suscita hoy dicho Cuerpo tiene su origen en la rectificación histórica que ha sabido llevar a cabo dicha institución militar. Después del 23-F se dijo con razón que Tejero era el último vestigio del siglo XIX, un hombre del pasado que nada tenía que ver con la nueva realidad de la Guardia Civil. Es decir, de una institución cambiante, política y generacionalmente. Flaco favor le haríamos a la verdad si no reconociésemos , aunque solo sea por una cuestión de honestidad intelectual, que la Guardia tiene dos caras : la honorabilidad de su presente y la tenebrosidad de su pasado. Me quedo con lo primero, porque la salud de una sociedad democrática depende del respeto que inspiren sus instituciones, pero es de equivalente honestidad y pertinencia no olvidar lo segundo. Aunque solo sea por ser fiel al dicho : ” Todo pueblo que olvida su historia, se condena a repetirla”.

barcelona-1936

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

TERTULIA CERVECERA DELANTE DE “WALLANDER”: ALGUNOS APUNTES SOBRE UNA SERIE TELEVISIVA

 

kenneth-branagh-wallander1_6771

 

Resulta que este domingo, después de entrar en casa acompañado de  dos de mis amigos del alma con los que suelo compartir tertulia cervecera, abrir unas medianas y  poner cuatro cosas para picar, se nos ocurre encender la televisión. Nos encontramos  con el odioso personaje de Poirot y las cansinas y repetitivas tramas de siempre y que mis amigos recordaban haber visto cincuenta mil veces.  ¡ A tomar viento!  Acepté sus protestas y cambié de cadena. Siempre llego a la misma conclusión :la gran dama de la novela  “enigma” demostró cómo se podían forjar rebuscadas  y enredosas historias, capaces de tener entretenido al lector e incluso de someterle a la gimnasia intelectual del deductivismo, despistándole  en cambio respecto a lo esencial : el lado profundamente reaccionario de la obra de Agatha Christie, la cual, nos guste reconocerlo o no, nunca dejó de ser una de las más descaradas exaltaciones de la arcaica sociedad británica de los años 30.

Después de un buen rato zapeando, caigo sin querer en TV2, cadena que nunca miro desde que el ente público se convirtió en una vertiente post-moderna del No-Do franquista. Sorpresa la mía.Me encuentro con un curioso personaje : un hombre canoso, pasados los cincuenta,  provisto de un cierto atractivo,  pero con rostro amargado y ademanes de tío hecho polvo : “¡Wallander!”,el famoso personaje Mankell encarnado por Kenneth Branagh. Un artista masculino en mi opinión poco visible, pero de un terrible magnetismo. Mis amigos me piden explicaciones sobre el porqué de mi elección, sugiriéndome que siguiese rastreando. Claro está, argumento mi elección, invitándoles a seguir atentamente la serie. Les explico además que  está en su cuarta temporada y que se inició en el 2008, sobre todo a raíz del enorme éxito cosechado por su creador, el famoso autor sueco de género negro fallecido el año pasado. Mis amigos  conocen a Mankell de nombre, sí. Han visto sus obras en las librerías, publicadas por Tusquets., pero reconocen que no le han leído. Les explico que la serie fue nominada a muchos premios y que Kenneth Branagh  recibió incluso el premio BAFTA. Y después les expongo alguna pincelada didáctica sobre Mankell, explicándoles  que había sido autor teatral y  se había hecho muy famoso precisamente gracias a su personaje. También les recuerdo algún detalle, como que es era el yerno de Irgmar Bergman.

A continuación me acabo de enredar en argumentos, precisándoles  también que es uno de los principales representantes de la corriente “nórdica” del género negro y que su obra tuvo el mérito de poner sobre el tapete algunos aspectos oscuros de la sociedad sueca. Incluso les recuerdo que, en una entrevista anterior a su muerte, Henning Mankell nos precisaba que la utopía de los países nórdicos era mucho más un imaginario de la Europa del sur, que un reflejo exacto de la sociedad sueca. Profesionales de una enseñanza pública abandonada a su suerte,  me matizan con ironía que  ya  quisiera ellos que tuviésemos un modelo educativo “a la sueca”, por muchos avatares que existiesen en las sociedades nórdicas. El propio Mankell lo reconoció durante una entrevista poco antes de su muerte : Suecia era una de las sociedades más decentes a las que podíamos aspirar.

Retomamos la conversación sobre la serie y  añado que, aunque  fue producida por una cadena británica, la BBC one,y emitida en  inglés, las ambientaciones son en Suecia, más en concreto en las pequeña localidad de Ystad. En fin, todo un repertorio de ideas al vuelo, solo para convencer a mis amigos que debíamos permanecer allí, en el No-Do post-moderno de TV2. Una serie como  ” Wallander” bien valía detenerse en una cadena televisiva caída en manos de la caverna.

Ya había recorrido algunos comentarios en España sobre la serie de producción británica. En términos generales, positivos. Hay unanimidad sobre la fidelidad del director de la serie, Philip Martin, a las intenciones originales de Mankell. Martin no distorsiona las tramas, aunque añade algunos “guisados” personales sujetos a las necesidades audiovisuales que no siempre conservan correspondencia en la producción literaria del autor sueco. A ello hay que añadir la fidelidad a los aspectos estéticos, en especial paisajísticos de la novela, gracias sobre todo a un magnifico director de fotografía como Antony Dod Mantle.  Bien que existen elementos ligeramente plomizos que contrastan con la ligereza de la obra literaria, se puede decir que la serie está harto lograda y ha cosechado un merecido éxito de público.        

,                   Mis amigos ponían semblante de aburrimiento. No sé si por la serie o por lo que les estaba explicando en torno a la misma y su fuente literaria de inspiración o, si acaso, por las dos cosas a la vez.  “¡ Me parece  un rollo!”, me dijo uno de ellos. Al pedirle explicación sobre tan abrupto y sorprendente juicio de valor, ( sobre todo viniendo de un hombre de “conocimientos”  y espíritu ilustrado), accedió a argumentar semejante sentencia : “Son personajes grises, atormentados, amargados. Agobia. No me gusta, ni estoy de humor para cosas tan trascendentales”, se explicó. Dijo sentir  afición por los personajes más potentes, activos  y dinámicos. ” ¿Wallander no es un personaje potente?, repliqué, desconcertado. “A mi me gustan esos  personajes  que entretienen,  no aquellos que terminas tú también haciéndote mala sangre.”, afinó. ” La ambientación es sombría, pero la banda sonora es bonita”, apuntó el otro amigo. Al menos reconocían eso.

Aquella conversación entre cervezas, chips y pistachos me confirmaban uno de los mitos que mucha gente tiene interiorizado : el carácter de la novela negrocriminal como mero producto literario de entretenimiento y la tendencia a olvidar la aportación que también han hecho a la comprensión de la condición humana y sus contradicciones, así como a la denuncia  de la realidad social y a la propia crítica cultural de nuestro proceso civilizatorio. Al hilo del asunto, leí recientemente un artículo de la gran dama del punk, Patti Smith, en el que recordaba su amistad con Henning Mankell, apuntando que, para ella, su amigo había sido un autor capaz de denunciar las miserias, la deshumanización y la crisis moral de nuestra actual sociedad.

Al despedirnos,  me dí cuenta de lo mucho que me separaba de mis contertulios respecto a nuestra mirada sobre la producción cinematográfica y literaria en torno al universo negrocriminal.Me gusta ” Wallander”  porque si algo me atrae, son los anti-héroes, los personajes grises, repletos de pasillos oscuros e inmersos en sus dudas y desgarros internos. Y creo que es eso lo que torna tan magnético el personaje creado por Mankell y que en realidad, no fue otra cosa que su alter ego.  Por supuesto, había renunciado a convencer a mis amigos de las virtudes del personaje de Kurt Wallander, aunque no a las cuatro cervezas que terminamos tomándonos cada uno.  Estaban demasiado acostumbrados a personajes “planos”, guapos, triunfadores, orgullosos e “inquebrantables”. A mi, en cambio, me fascinan los perdedores y si no lo son en el sentido estricto, los personajes que encarnen la realidad de la vida. Es decir, las luces y sombras de nuestra existencia y el carácter siempre agridulce de las experiencias vitales.Creo que Wallander lo sintetiza de manera magnifica.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

ELENA TORRES GIRBAU : EL TESTIMONIO FICCIONAL DE LAS HERIDAS PRETÉRITAS

Torres

Elena Torres Girbau acaba de recibir el pasado 20 de agosto el Premio “Cubelles Noir” a la mejor novela escrita por mujeres en la modalidad de lengua catalana por la obra ” La puta d’Oros” ( Gregal,2015), galardón compartido con Susana Hernández, premiada en cuanto a ella por la mejor novela en castellano con la obra “Cuentas pendientes” ( Alrevés, 2015).

Particularmente, nunca he creído en eso que se vino a dar a conocer como escritura “femenina”( viejo vestigio teórico esencialista  legado por el “feminismo de la diferencia”.), sino en la “escritura  de mujeres” y eso desde la diversidad de las subjetividades y vocaciones narrativas. A ese respecto, injusto sería no reconocerle a “Cubelles Noir” y sus organizadores, el mérito de haber establecido un premio especifico para las autoras de género negrocriminal, más todavía en un clima de controversias harto surrealistas y del que el reciente caso  de la Semana Negra de Gijón se erigió en un ejemplo más que elocuente.

Si algo tengo que decir en primer lugar sobre Elena Torres Girbau, es que poca veces he encontrado a una persona en el mundillo ” Noir” de su honestidad intelectual,  buena conversación, sinceridad, equidad, sentido constructivo y sobre todo, estatura humana, generosidad y nobleza natural. Suscribo la opinión de aquellos que afirman que es de mal gusto elogiar públicamente a los amigos. Sobre todo teniendo en cuenta que soy de los que más críticos se han mostrado con el coleguismo y el camarillismo, vicio harto extendido entre el mundillo del “Noir”. Sin embargo, pienso también que la regla puede ser rota cuando la amistad personal encuentra su base en una previa y solida amistad intelectual. Y ese es precisamente el caso respecto a Elena Torres Girbau. Es de su mano que caminé y me adentré en los oscuros pasillos del “Noir”. No es que Elena me lo haya enseñado todo respecto al género, dado que muchas cosas las descubrí por mi mismo, pero sí puedo decir de ella que fue la que me enseñó a aprender lo que se tiene que  saber de este fascinante ámbito literario. 

Lectora incansable, asidua de Semanas y Festivales “Noir”, Elena Torres Girbau ya animó hace algunos un programa de radio local bajo el título de “Tinta negra”. Después de pasarse años leyendo a los demás,decidió  hacer oír su propia voz narrativa. Justo en enero de 2015 y con 57 años, publicó su primera novela, La puta d’Oros. No me gusta hablar de escritores o escritoras tardías, porque siempre hay un momento para todo y porque la propia  escritura no tiene edad, sino que está sujeta a la vocación y  devoción que surgen de acuerdo con las circunstancias y el espíritu de cada autor.

Licenciada en historia, Elena Torres Girbau nunca ejerció en esta disciplina, pero sí mantuvo viva su pasión por la comprensión del pasado y las heridas individuales y colectivas con las que éste suele lastrar. Fueron muchas las ocasiones en las que llevamos nuestras conversaciones por los derroteros de la tradición narrativa sobre la Guerra Civil  y las relaciones entre literatura y memoria histórica. Hasta que un día, me dijo que lo que en realidad le interesaba, no eran tanto los enfoques académicos o ideológicos sobre el acontecer histórico, sino las experiencias  y las miradas intimas e individuales sobre el mismo. En ese momento ya estaba a punto de publicar la novela hoy premiada en Cubelles.

“La puta d’Oros” es precisamente eso, un recorrido por el pasado y más en concreto, por la memoria de la Transición, pero enfocado desde la perspectiva de la experiencia individual de una mujer, la protagonista de la novela. No hay que olvidar que la Transición  fue un periodo histórico caracterizado por sus “virtudes públicas” , es decir, por la voluntad de establecer una comunidad de ciudadanos en el seno de una sociedad española  repleta de desgarros.Pero detrás de ella también se forjaron muchos silencios. Es de los mismos   que habla la obra de Elena Torres Girbau.

Se trata de una obra muy meritoria, que ha sabido combinar el género negro con el género histórico, profundizando en las heridas personales de su protagonista y recordando la necesidad de cualquier ser humano de saldar las deudas con el pasado y reclamar reparación por los agravios morales cometidos en él. En suma, una excelente obra en torno a la memoria colectiva más reciente y recuperada a través de una protagonista  que da testimonio de las muchas verdades que quedan todavía por debatir alrededor de una idealizada Transición Democrática, en realidad repleta de sombras.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

ANGELIQUE PFITZNER : “MI ESCRITURA ESTÁ DESVINCULADA DE MI VIDA, FORMA DE PENSAR Y ACTUAR”

pfitnr

 

Poetisa, novelista y relatista, Angélique Pfitzner habla con pasión de su trabajo literario y  pone un tremendo entusiasmo en todo lo que dice.Tuve ocasión de conocerla personalmente en el Festival Segre Negre de Lleida  en el mes de junio y de volver a reencontrarme con ella en los jardines de la librería  La Central de la calle Mallorca de Barcelona, con motivo de un acto.  De origen alemán y aspecto  nórdico, Angelique Pfitzner tiene sin embargo un estilo campechano muy del sur. Buena conversadora, en el mundillo del “Noir” todos señalan de ella su carisma personal y don de gentes. Lo corroboro.

Aunque farmacéutica de formación, su gran vocación siempre ha sido la lectura y la escritora. Autora de “Compulsión obsesiva” ( Serialediciones,2011) y Eldha. Caso cerrado ( Serialediciones,2015), ya tiene  casi en la calle un libro de relatos y una nueva novela, además de haber participado en la antología de José Luis Muñoz, ” La orilla negra” ( Ediciones del Serbal,2015) Animadora cultural, también forma parte del Comité Organizador de Cubelles Noir y el festival Matarranya Negre. A lo largo de esta entrevista hablamos de su faceta como escritora y de su propia concepción de la creación literaria.

Procedes del mundo de la creación poética, ¿por qué ese salto a la novela negra?

Escribir para mí es libertad en estado  puro. No creo que empecé en el mundo de la creación poética, sino más bien en el ansia suprema de plasmar una necesidad interior de cuanto me rodea. Suspense, intriga tensión, sin escoger el género y cambiar a Haiku, poesía, prosa poética, cualquier impulso de la pluma a una hoja de papel.

Supongo que tuviste que entrar en un proceso desconstrucción y reconstrucción de tu relación con la escritura o al menos, replanteártela…

En un proceso de aprender constante y siempre en ansias de crecer en el mundo de la literatura,  escribir una poesía y cerrar un sentimiento en cuatro líneas, una historia en seis páginas o una novela en treinta cuatro capítulos cuatro  y cerrar, es como bien dices, reconstruir y forjar los cimientos de una nueva creación literaria en cambio de registro total.

Eres de origen alemán, ¿ves en la novela negra centroeuropea alguna particularidad que te haya dado una marca identitaria, narrativamente hablando?

Quizá en el estilo poético dentro de mis novelas, la desesperación de los personajes en un estilo tajante sin excederme en las descripciones largas y la utilización de los adjetivos.

¿ Cuáles son los estereotipos e ideas recibidas que tenemos del mundo germánico?

La mentalidad alemana, su cultura y su manera de ser caracterizan al mundo germánico. Se nos imaginan altos, rubios, guapos, somos distantes, estrictos y tenemos un carácter fuerte. Educados, puntales y muy responsables en el trabajo.

Por tus origines culturales, también debería preguntarte en qué medida te han influido los llamados autores “nórdicos”…

He leído de todo en mi vida, incluida la novela nórdica policíaca. Stieg Larsson, Mankell y más escritores que me han influenciado en sus críticas despiadadas de la sociedad, su disección al milímetro y sobre todo el perfil psicológico de sus personajes, el ser humano en sus diferentes formas de pensar y actuar. La maldad absoluta llevada al límite de lo inimaginable.

Tu formación académica de origen es científica, pero sin embargo observo que los aspectos procedimentales formales, por ejemplo, de la criminología o el mundo forense, ocupan un lugar secundario…

Tienes razón, en mis novelas la fuerza principal la ejercen los personajes, sus virtudes y sus defectos, la línea que separa el bien del mal, sus miedos, inseguridades y hasta donde son capaces de llegar en una situación crítica. Considero que sin personajes que te ofrezcan toda su riqueza y te expresen su personalidad llevada al vértigo de sus actos, mis novelas no tendrían la personalidad que las caracteriza.

¿ Dirías que un exceso de procedimentalidad liquida la magia de lo inverosímil, de la “mentira”, por retomar la conocida expresión de Wilde?

La magia en cada novela es el fiel sello del escritor. La forma de expresar una historia real, siempre creíble y que llegue al corazón del lector. Independientemente del género, hacer palpitar al lector hacia un sentimiento, ira, amor, alegría, tristeza, cualquier esencia para hacer sacudir al lector y hacer que camine en la misma senda de la novela. Si volcamos un exceso de procedimientos tal vez es posible perder la magia tan bella de una novela.

Veo que en tus novelas juegas mucho con la angustia y escenas muy impactantes. ¿ Es tu forma de enganchar al lector?

Me gusta leer historias que me enganchen desde la primera página. Quizá es la razón de escribir aquello que me encanta leer. Imaginar una acción en el interior de mi cabeza y volcar la tensión en una película virtual a través de las palabras. Se comenta mucho hoy en día de los mundos virtuales y considero que los primeros creadores de los mundos virtuales fueron los escritores al crear mundos en el interior de la mente del lector.

¿No es arriesgada demasiada emoción, por ejemplo, provocando cansancio en un lector que también necesita encontrar en el ocio y el tiempo libre, un momento de placer, de sueño?

Al lector que le encanta el género negro desea encontrar una novela llena de suspense, intriga, tensión, una radiografía de la literatura negra. Encontrar una pluma de alto nivel que lleve al lector a conocer los entresijos, las tramas, la corrupción, la violencia de género, el maltrato animal o humano, el abuso de menores, etc. Quizá en otros medios de comunicación censurados.

¿ No te da la impresión de que algunos autores abusan de la estética de lo sanguinario, para finalmente plasmar historias y tramas totalmente insustanciales?

No debemos olvidar que una muy buena novela de género negro no tiene porque siempre ofrecer al lector un cadáver, deleitarse con la estética de la sangre o explayarse en el recreo de un asesinato. Es decisión del escritor y de la historia recrearse en los detalles de un crimen, siempre sin caer en el exceso cansino de detalles innecesarios.

Siempre comentas que te gusta poner a personajes masculinos como protagonistas. ¿Es una manera de distanciarte del continuo debate sobre el papel de la mujer en la novela negrocriminal y su escasa representatividad?

Mis letras están totalmente desvinculadas de mi vida, de mi forma de pensar y de mi manera de actuar. Me encanta escribir bajo la piel de un hombre. Es libertad de actuar y poder escribir sin censuras, prejuicios y estereotipos fijados al ser mujer.  No creo en absoluto que se debe valorar la calidad de una novela primero por el género femenino o masculino de  la pluma del escritor.

También veo que te sitúas en espacios- tiempo muy cortos. En “ Compulsiva obsesión” la trama se desarrolla en un periodo de cuatro horas.¿Tanto puede cambiar de repente nuestra vida en cuestión de instantes?

Me encanta el reloj para comprimir un espacio, una historia. El tiempo es el factor velocidad de la trama. Mi novela, “ Compulsiva obsesión”, quedó ganadora en el 2012 en Madrid en un certamen literario, la mejor novela de género negro, premio otorgado de la mano del Doctor Cabrera, médico forense. Cuatro horas de reloj concentradas en 450 páginas y un personaje encerrado en una habitación, Flash Backs de su vida mientras intenta descubrir el asesino de 16 chicas asesinadas en la ciudad de Richmond (Virginia), seis personajes, un asesino oculto y ningún lector ha adivinado quien es el culpable.

Tu última novela gira en torno a una mujer encerrada, prisionera en un espacio muy pequeño. Sí me permites el apunte, las personas no caemos solo prisioneras en espacios bien delimitados y tangibles, también podemos serlo de nosotras mismas, aunque seamos físicamente libres. ¿ No has pensado en tratar de ese tema, a ti que te gusta indagar en los entresijos del ser humano?

“ELDHA CASO CERRADO” “Una radiografía sin rostro en alimento del género negro”. La búsqueda de una chica desaparecida. 24 horas de reloj. David Hadson un ex – detective sumergido en la desaparición de Eldha y una trama que lo conducirá a una espiral ahogada de él mismo. No descarto escribir una novela sobre los cimientos del propio ser humano.

Tu personaje se ve sola frente a la posibilidad de morir y reflexiona sobre su existencia. ¿ Los seres humanos solo meditamos seriamente sobre nuestra vida cuando existe precisamente la posibilidad real de perderla?

Efectivamente ELDHA se consume en su final. Su vida en décimas de horas se apaga dentro de una caja y carente de oxígeno reflexiona sobre aquellos recuerdos que quiere llevarse. Sus padres, su amiga Donna, su perro Max. En total oscuridad reconoce que ha llovido por el olor a tierra mojada, su piel se seca por falta de agua y es consciente que muy pronto dejará de existir. Tan solo le queda intentar apartar de su mente las imágenes crueles acerca de la muerte y seguir despierta, la única realidad reconocida.

En tu producción narrativa le das una fuerte carga “psicológica” a la configuración de tus personajes.Pero en mi opinión, nuestros actos no vienen siempre dictados por la mente, también lo están por el alma, el corazón y por aspectos de lo más irracionales e irreflexivos…

La psicología humana es la ciencia que abarca la conducta y los procesos mentales del ser humano. Pero que sería la conducta humana sin la experiencia, y a su vez sin el alma, el corazón, la vida. Las emociones y las relaciones personales fundidas  entre sí, desde la infancia, la adolescencia, la madurez y el envejecimiento. Efectivamente nuestros actos no vienen solo dictados por la mente.

Ya casi para ir terminando. Acabas de participar en la antología “ La orilla negra” , el punto de partida de una colección de Ediciones del Serbal y que dirige José Luis Muñoz. Muñoz ha reivindicado la identidad del género negro del sur, hispano y tú misma has hablado del nacimiento de todo un movimiento en esa línea. ¿ Hemos superado nuestro complejo de inferioridad frente a lo que viene de fuera?

Un movimiento de literatura negra en los 400 años de la muerte de William Shakespeare y sobre todo el IV año de la muerte de Miguel Cervantes y la lengua española ¿Casualidad? No. Un nacimiento literario desde este lado del Atlántico y la otra orilla y cinco países de Sudamérica. Una riqueza poder disfrutar de la lengua castellana de dos continentes. Haber sido seleccionada entre muchos escritores y poder estar entre los 28 primeros escritores de RELATOS LA ORILLA NEGRA con mi relato “Crisantemos” es un placer enorme. Una colección que sacará al mercado cada dos meses nuevas publicaciones de los más reconocidos escritores en género negro. Nada visto hasta el momento.

También animas un programa de radio y ahora, pronto, te ocuparás de un programa de televisión digital dedicado a la crítica literaria. ¿ El periodismo cultural es para ti una nueva experiencia?

He estados dos años como directora de un programa de radio “Una hora con Angélique” esmiradio.es. En septiembre empiezo una nueva trayectoria como directora de un programa de televisión On line en News Cat TV . Una experiencia personal enriquecedora en cualquier medio que podamos apoyar a la cultura en riqueza del  presente, motor de vida y herencia a la juventud del mañana y si puedo conseguirlo en el mundo del periodismo es un placer.

A parte de eso, también estás en el Comité organizador de Cubelles Noir. Pregunta del millón : ¿Eres de las que piensan que hay un exceso de Semanas y Festivales “Noir” o que en cambio no son suficientes?

Soy miembro de la Junta del Festival de Literatura Matarranya Negre y miembro de la junta del Festival de Literatura Cubelles Noir y miembro de la Asociación de Literatura Lee o Muere. No me parece que exista un exceso de festivales en un país que no se apoya la cultura desde las altas esferas, no se motiva a la juventud a leer y no se apoya a los artistas en cualquier género, no solo letras, sino músicos, pintores.Etc. Solo nos queda a nosotros defender una herencia del futuro para que no se pierda una riqueza del pasado y presente.  Cualquier motor a la literatura nos ayuda a todos y siempre es un regalo tener festivales y certámenes literarios.

¿Hablando de eso, qué te ha parecido las recientes controversias en torno a la Semana Negra de Gijón,  desatada a raíz de la ausencia de autoras en las nominaciones para el Hammett? 

Considero que la calidad literaria es maestría y brillantez de una pluma exquisita en el arte de escribir, constante superación siempre en un largo camino de aprendizaje que ofrece la vida. Independientemente de la condición social, color de la piel o sexo, la literatura es libertad en expresión máxima y no debe condicionarse a ningún factor físico.

¿ Qué nuevos proyectos literarios tienes en manos?

El próximo mes de octubre sale a la venta mi tercera novela, una recopilación de relatos en género negro “BIG BANG 13”. Trece Cuentos diferentes y a la vez intrigantes, ubicados en Barcelona que ofrecen al lector desconectarse del mundo real y sumergirse de lleno en los personajes y tramas de estas historias. En Enero 2017 sacaré publicada mi cuarta novela que en estos momentos se está fraguando día a día y siempre como aprendiz en una senda adelante, seguiré escribiendo, un placer enorme en mi vida.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

ANA PORTNOY : “SIEMPRE INTENTO DESTACAR LA DIGNIDAD DE LAS PERSONAS EN MIS FOTOGRAFÍAS”

retrato (1)

 

Ana Portnoy tiene ese acento  característico de los  “porteños” y esa dulzura en la voz tan propia de los argentinos. Pero sobre todo, si algo le define, es su encanto natural, su espíritu afable y gusto por la conversación.  Tuve el placer de conocerla personalmente  en el XII Congreso de Novela y cine negro de Salamanca celebrado el pasado mes de mayo y  esto con ocasión de su exposición ” Un disparo al autor”.  Fotógrafa, Ana Portnoy se ha ido haciendo conocer en el mundillo “Noir” por sus retratos de nuestros más importantes escritores en el género.Empezó a fotografiar a autores con motivo de la presentación de sus libros en la desaparecida librería “Negra y criminal”y después, empujada por Paco Camarasa y Montse Clavé, siguió por ese camino. En una ocasión, Cristina Fallaràs dijo de  que lo que tenían de maravillosas las fotografías de Ana Portnoy es que ponían a descubierto la luz de unos seres humanos que en realidad siempre eran  oscuridad. Se duda tiene razón.

¿ Cómo te nace la pasión por la fotografía?

Por necesidad de contar lo que veo.

¿ Por qué la fotografía y no la pintura, por ejemplo?

Porque en el acto de fotografiar hay comunicación, testimonio, inmediatez y permanencia.

¿ Quiénes han sido tus grandes referentes en el ámbito del arte fotográfico?

En mis inicios, y sin duda, Richard Avedom y  Diane Arbus.

Supongo que las mujeres, como en cualquier otro ámbito artístico, os cuesta haceros visibles…

En el retrato, que es mi forma de expresión, no es así, al menos en el acto mismo de fotografiar. En cuanto a la proyección social y mediática, si alguien destaca, tendrá su lugar. Y no me refiero al  rendimiento económico del trabajo.

¿ La fotografía te roba el alma?

Yo siento que un retrato puede transmitir el alma.

¿ También nos devuelve lo  irrecuperable?

Como dice Roland Barthes: “La foto no dice lo que ya no es sino solamente lo que ha sido”.Una imagen fotográfica detiene el tiempo, es testimonio, memoria.

¿ Entonces es el paliativo contra el dolor de la nostalgia, sobre todo por los que ya no están?

Cualquier estímulo a través de los sentidos,  música,  olor , o imagen, ponen en funcionamiento los recuerdos.

El arte fotográfico suele ser también el testigo del sufrimiento de los pueblos. Sin embargo,  debe ser difícil no caer en la morbosidad que siempre genera el dolor ajeno…

No me he dedicado a fotografiar situaciones extremas. La foto más dura que hice fue la de  los prisioneros marroquíes en la retaguardia del Frente Polisario en 1989. Algunos de esos hombres llevaban 14 años presos, y mi situación de privilegio, por gozar de libertad, me dolió. Siempre intento destacar la dignidad de las personas.

¿ La fotografía también se está volviendo en la cómplice de la virtualidad, del simulacro, incluso de la mentira?

Lo que hoy se hace con  Photoshop, antes se trabajaba en el laboratorio. La trampa puede existir, no sólo modificando el original, sino falseando la realidad.

¿Por qué has decidiste fotografiar a escritores y sobre todo en un ámbito tan especifico como el “Noir” ?

Por una cuestión de “proximidad”. Iba con frecuencia a la Librería Negra y Criminal, y Montse Clavé, la librera, me sugirió que retratara a los escritores que presentaban ahí sus libros. Pero sobretodo, me interesa retratar personas, no sólo escritores, al margen de la actividad que desarrollen.

¿ Tu cámara  capta la petulancia y altanería que caracteriza a veces a algunos escritores?

Creo que ante el “disparo”, también  los escritores se desarman.

¿ Te ha ocurrido de encontrarte con escritores de espíritu árido y antipático, pero  que en cambio resultan fotogénicamente magnéticos  o en cambio, autores de una gran calidad humana que no siempre queda reflejada?

Persigo plasmar lo que registro, conseguirlo depende de muchas circunstancias.

¿ Hay individuos más fotogénicos que otros o es una idea recibida?

Es verdad que hay personas que se ven más fácilmente favorecidas ante la cámara, y otras, que siendo atractivas ,resultan más difíciles de retratar. Pero un buen retrato es aquel que suscita interés.

¿ Qué te parecen que algunos piensen que eres la “ Colita” del “Noir”?

Ya me gustaría…Siento mucho respeto por el trabajo de Colita, pues dejó testimonio de una época . Ser  testigo de un tiempo y  de un ámbito concreto me atrae.

¿ Te suelen reclamar en las Semanas Negras o en los Festivales?

Mis fotografías recorren Bibliotecas, más que Festivales. Retrato escritores, y sólo ocasionalmente eventos. La exposición” Un disparo al autor”, que inició su andadura en el marco de BCNegra 2014 en  el Centre Cívic Pati Llimona, ha recorrido Bibliotecas de L´Hospitalet, de Vilanova i la Geltrú, y desde entonces, continúa  exponiéndose en todas  las Bibliotecas de la Provincia de Girona, y lo hará  hasta febrero de 2017.En cuanto a festivales, sólo  he sido invitada a Salamanca Negra y al Ban 2016 en Bs As.

¿Como lectora de “Noir”, qué tipo de trama te gusta?

Soy lectora, pero no sólo de Noir. En cualquier género, me interesa  sobretodo  una escritura provocativa.

¿  Como personajes literarios, te atraen más  los héroes o los antihéroes y los perdedores?

Unos y otros, mientras en el relato  mantengan una coherencia interior, aunque no comulgue con sus vidas.

¿El “Noir “ argentino tiene alguna particularidad en comparación al español?

No soy entendida como para valorarlo, pero siento que es diferente  el entorno y el lenguaje  de la marginalidad de 7 Maneras de matar a un gato, de Matías Néspolo,  a  la de Yo fui Johnny Thunders de Carlos Zanón.

¿Hace muchos años que vives en Barcelona, sufres de esa misma y profunda añoranza por su país  que padecen la mayoría de los argentinos en España?

No siento añoranza…

¿ A qué aspectos de tu argentinidad nunca renunciarías?

No he renunciado a mis orígenes, he sumado…

¿ Cómo ves la situación política en Argentina?

Cambiante, siempre con la misma y repetida pulsión de construcción y destrucción.

En una ocasión me dijiste que la dictadura te dejó emocionalmente muy “tocada”. ¿ Lo has ido superando?

Si superar supone el  olvido, no, pero vivo con plenitud.

¿ Se han ido cerrando   las heridas que dejaron Videla y la “Guerra Sucia”?

No puedo valorar cómo se viven esas heridas en Argentina.Llevo 40 años fuera.

¿ Te planteas volver a tu país y dejar definitivamente España?

No, ni se me ocurre.

¿ Por el momento y para acabar, qué proyectos tienes en el ámbito del arte fotográfico?

Participo en un  proyecto europeo – Gisme e.u -SiforAge-  que estudia el tema del envejecimiento activo y saludable. He realizado fotografías de gente de  diferente condición y procedencia , mayores de 70 años, que siguen en activo. Esta muestra ya tuvo lugar en el Espai Sagrada Familia de La Caixa,  y  en septiembre y octubre  se expondrá en las Universidades de Lérida y Barcelona, respectivamente,  y en  el  Basque Culinary Center (Donostia – San Sebastián ) La muestra culminará  en Caixa Fórum  el 21 de octubre, día  en el que se celebra la Conferencia Internacional SiforAge 2016, que marca la finalización del proyecto.Tengo nuevas ideas, siempre ligadas a representar el  paisaje humano. Ya iré contando…

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

APOLOGÍA DEL ANTI-HÉROE : SOBRE ” LA CAPITAL DEL MUNDO” DE GONZALO GARRIDO

capital del mundo

Experto y asesor en comunicación, así como blogger y comentarista literario, Gongalo Garrido surgió en el panorama narrativo  con una obra que tuvo una excelente acogida  de publico,  ” Las flores de Baudelaire” ( Alrevés,2012),una novela de intriga ambientada en la “Grande Guerre” y que nos llevó  por los túneles de la condición humana. Garrido se afirmó con “El patio inglés” (Alrevés,2014) y que, desde un estilo intimista, abordó los complicados vínculos de parentesco  y  el lado tormentoso delas relaciones paterno-filiales. Sí por algo se ha hecho conocer Garrido es por la creación de unos personajes que distan mucho de ser planos.Fiel a su interés por las contradicciones de los individuos,  a través de su última producción, ” La capital del mundo” ( Alrevés,2016), Garrido hace una decidida incursión por el “Noir”, aunque con toques heterodoxos y renovadores.

Bilbao, Ángel Mato, un prestigioso investigador y profesor universitario políticamente vinculado a los dirigentes históricos del PNV, es encontrado en un edificio en reconstrucción con una bala en la sien. El conglomerado está vinculado a  importantes intereses económicos del sector del ladrillo y en el origen de  conflictos con una comunidad vecinal. Enfermo y casi anciano, la policía autonómica plantea el suicidio como primera hipótesis. Es la versión oficial que las autoridades hacen difundir entre los medios de comunicación. Si bien, la mujer de la víctima no está del todo convencida de la causa de la muerte y decide contratar a un detective privado : Ricardo Malpartida , un personaje singular y atípico.

De orígenes modestos y ex- taxista, Malpartida vive en la periferia urbana de Bilbao, testigo de la crisis social. Su pasado y personalidad están repletos de sombras, dado que se trata de un hombre emocionalmente sacudido por la ausencia de  amor materno y destrozado por la muerte de su hermana : su familia es una de las víctimas del terrorismo etarra en la etapa más cruda  de los “años de plomo” . Abandonado por su mujer, confrontado a la educación de una hija adolescente con la que tiene serios conflictos inter-generacionales, también mantiene una complicada relación sentimental con una mujer que pretende anularlo y con la que solo encuentra la satisfacción de una vida sexual intensa. Asolado por el alcoholismo, su único punto de apoyo es una relación ambigua con una prostituta de origen ucraniano.

Con grandes dificultades económicas, el encargo de la viuda de Ángel Mato  y los nada despreciables honorarios que está dispuesta a pagarle se presenta como una oportunidad para salir de apuros.Malpartida no se fía de las pesquisas de la policía autonómica y sospecha que el caso ha sido cerrado en falso. Su decidida implicación en la investigación, ayudado por un curioso personaje, Francisco, un modesto conserje con necesidad de protagonismo y en búsqueda de emociones,  le lleva a descubrir  poco a poco los aspectos oscuros de la víctima y las razones de su asesinato. Desde luego y lanzada panorámica mirada sobre su obra,hay que empezar diciendo que Garrido trabaja con originalidad tanto los personajes como los conflictos que dominan la novela.

Pese a la enorme influencia que llegó a ejercer Vázquez Montalban, la figura del detective privado  no ha ocupado un lugar predominante  en la producción narrativa “Noir” de los últimos años, primando sobre todo la configuración simbólica y representacional del universo policial.La razón está en las muchas controversias sobre la inverosimilitud de los personajes detectivescos y el contraste con su objetiva irrelevancia en el ámbito de la investigación criminal .Sí la novela recoge algunos aspectos estéticos y ambientacionales del mundo detectivesco, no es menos cierto que Garrido  ha demostrado celo en no extrapolar, sin más, a la realidad española, una figura literaria cuya inteligibilidad es tributaria de un determinado contexto histórico muy distinto al nuestro. Mal haríamos en obviar que, al margen de los loables preceptos éticos a partir de los que quedó ficcionalizado, el personaje del detective  privado americano que está en la esencia misma del “Noir” más clásico,  fue el espejo de un sistema social definido por la debilidad del Estado y la supremacía  de una sociedad civil  autoregulada a través del mercado, las relaciones monetarias y la violencia. En cualquier caso y  más  allá de los aspectos formales, Garrido ha sabido trabajar con esmero la psicología  de Ricardo Malpartida y que está en el origen mismo de su magnetismo y la progresiva empatización  con él que va creciendo   en el lector.

La trama nos pasea por un Bilbao atestado de sombras  camufladas detrás de su reputada vocación vanguardista y espíritu de cosmopolitismo, recordándonos  la existencia de un universo académico y científico repleto de mezquindades y clientelismo, así como la actitud de unos medios de comunicación cada vez más avasallados.  Pero sobre todo y ante todo, interpela sobre la realidad de una ciudad , instituciones y Fuerzas de Seguridad  tomadas en rehenes por los que llevan décadas ejerciendo el poder en Euskadi.

No cabe duda que “La capital del mundo” es un decidido alegato contra el delirio individual al que pueden conducirnos los supuestos sentimientos colectivos. Más allá de todo, sí alguna singularidad tiene de verdad la obra, es su  sincera oda a los anti-héroes, obligados a lidiar voluntariosa y valientemente adversas circunstancias.

 

 

                 

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría