Archivo de la etiqueta: Carlos Bassas del Rey

UN INSPECTOR ENTRE SOMBRAS : SOBRE “MAL TRAGO” DE CARLOS BASSAS DEL REY

bassas

 

El sello Alrevés parece haber brindado este año su mejor  catalogo , con autores ya muy vinculados a esa casa y que van madurando poco a poco como escritores bajo el paraguas de los hermanos Kerrigan. Uno de ellos sin duda Carlos Bassas del Rey. Un nombre que se consolida, no solo como el comisario de uno de los encuentros más importantes del mundillo “Noir”, Pamplona Negra, ( por cierto, en el que tendré el honor de participar el próximo enero de 2017) ,sino que se reafirma como uno de los escritores más interesantes del momento. Bassas parece además haber dejado atrás definitivamente su etapa narrativa sobre el universo cultural asiático ( origen de su buena proyección ), para contemporanizar con su propio tiempo. Así lo demuestra su última novela ” Mal trago” ( Alrevés,2016) , ambientada en la imaginaria ciudad navarra de Ofidia y protagonizada por el inspector Heredoto Corominas, un personaje que cobró vida con su novela anterior, ” Siempre pagan los mismos” ( Alrevés,2015).

Un menor es encontrado muerto en la caja fuerte de un edificio modernista de la ciudad, propiedad de una familia de pasado esplendor social y económico, pero venida a menos con los años. Adquirido por un poderoso empresario de la promoción inmobiliaria,el palacete está a punto de ser derribado después de haber simbolizado durante décadas la estética y los valores de la burguesía local. Hijo de un modesto relojero autónomo que apenas si consigue llegar a fin de mes, el cadáver del menor viste la indumentaria propia de una ceremonia religiosa y denota una exquisita pulcritud. El simbolismo que envuelve al cuerpo del niño desconcierta al inspector  Corominas, recién reincorporado a la policía tras ser sometido a un expediente disciplinario con resultado de suspensión temporal. La motivación del secuestro del niño  también es de difícil inteligibilidad, dada la modesta condición social de su progenitor. Sin embargo, unos días después, el policía recibe la visita de un preeminente abogado de la ciudad, a sueldo del susodicho promotor inmobiliario, quien afirma que su cliente recibió una exigencia de rescate por el niño secuestrado y asesinado y ello sin  mantener ningún vinculo personal o familiar, ni con el menor, ni con su padre. La desorientación termina de sembrarse entre Corominas y sus hombres. En los días siguientes, otro niño de misma edad, es objeto de   secuestro y encontrado en las mismas condiciones que la primera victima. En este caso también, se trata de un menor con progenitores de modesto estatuto social y económico y en el que el rescate es exigido a otro empresario sin tampoco ningún vinculo directo con el joven.

Aunque me consta que Carlos Bassas del Rey ha puesto lo mejor de si mismo en esta novela, debo reconocer que no soy un devoto de las tramas con menores de por medio y que, en mi modesta opinión, empiezan a cundir en exceso en la producción ficcional ” Noir”. Esto en detrimento de la crítica hacia otras formas de atropello contra determinados individuos y colectivos y que la novela negra actual no debería descuidar.  Sin embargo, es  mérito del autor haber introducido una dosis de originalidad en la articulación de su trama, rompiendo con mucho “dejá vu” en torno a la historias de secuestros y asesinatos. El compromiso social no falta a la cita y tampoco hay duda alguna que Bassas ha sabido poner el dedo en la yaga, denunciando la ruindad y el egoísmo de las élites financieras en medio de una sociedad que se está partiendo en dos.

Es evidente que el autor ha querido subordinar la trama al personaje principal,  Corominas,  que es el que le da fuerza a la novela.  Así lo demuestra el perceptible e indiscutible esfuerzo por profundizar y afinar en la psicología del inspector, sobre todo en comparación a los rasgos algo menos definidos que le trazó en su anterior novela.En efecto,Corominas es un  hombre que tiene que lidiar con las rivalidades, enemistades y puñaladas en un mundo policial no tan  cohesionado como lo que aparenta. Las peores mezquindades entre compañeros  se dejan entrever, ocultas  bajo la bandera de una supuesta camaradería simbólicamente configurada en base al universo masculino de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Pero sobre todo y ante todo,  Bassas indaga en un Corominas  dudoso, no solo alrededor de su profesión como policía, sino también acerca de los aspectos más existenciales de su vida .Asolado por la proximidad de  la vejez y el miedo a la soledad, Heredoto es un hombre confrontado a conflictos generacionales  que determinaron la relación problemática con su padre recientemente fallecido  y que de paso, parecen ensombrecen ahora  la relación con su propia prole; a una vida sentimental y sexual que pierde fuelle y que compensa con escapadas sórdidas en otros lechos en medio de la culpa;  al dolor ante la pérdida de los amigos, así como a un pasado policial repleto de pecados inconfesables.

Bassas ha sabido adentrarse en los entresijos  de un hombre inseguro y lleno de preguntas. En suma, en un personaje rodeado por muchas sombras y caracterizado por su faceta más humana. Si algo hay que decir, es que Bassas rompe muchos mitos en torno a la figura del policía y pone sobre el tapete su falsa inquebrantabilidad de carácter, en beneficio de los aspectos más subjetivos y emocionales.   Lo que resulta un mérito añadido a la vista del buenismo vainillero con el que algunos autores tratan e ilustran el universo de las Fuerzas de Seguridad, colando una evidente apología de la ideología e institución policial.

El estilo narrativo es ligero y cuidado, reflejando un constante anhelo de autosuperación en el autor. La novela resulta coral en cuanto a los personajes secundarios y Bassas introduce un toque simpático al asignarles  nominaciones con nombres de importantes autores actuales del “Noir” y que el lector identificará de inmediato. Un gentil homenaje a sus compañeros de viaje en el arte de escribir.Pero sobre todo y ante todo, la obra nos recuerda las consecuencias de la incomprensión y la crueldad para con aquellos que cargan con una diferencia no elegida. También el lado implacable del paso del tiempo, así como la necesidad de zanjar los litigios con las personas más cercanas, antes de que sea demasiado tarde y hayamos perdido la oportunidad de decirles  , a pesar de todo, lo mucho que las queremos.Si algo ha sabido hacer Bassas, en cualquier caso, es recobrar un aspecto esencial del género negro : las luces y sombras de la condición humana.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro, Sin categoría

LA ADOLESCENCIA ROBADA : SOBRE “SIEMPRE PAGAN LOS MISMOS” DE CARLOS BASSAS DEL REY

9788416328024[1]Comisario de Pamplona negra, Carlos Bassas del Rey es un autor que se formó  en el mundo del periodismo y la comunicación pública, especializándose en el ámbito de la crítica cinematográfica y la realización de cortometrajes. En ese sentido  fue Premio Plácido  al Mejor Guion  de Largometraje de Género Negro en el IX  Festival Internacional de Cine Negro de Manresa.  Nacido en Barcelona pero afincado en Navarra , Bassas del Rey se ha caracterizado  por ser  un escritor que ha ido haciendo  un camino pausado,  constante y progresivo. Fue galardonado con el  Premio Ciudad de Carmona en 2013  con la obra El honor es una mortaja ( Tapa Negra,2013) y también se ha hecho conocer por su buen conocimiento del universo cultural nipón  y que ilustró   a través de  obras como Aki y el misterio de los cerezos (Toro Mítico, 2012)   o El Misterio de la gruta amarilla, (Quatern, 2015).  Su última obra, ” Siempre pagan los mismos“(2015), acaba de ver la luz de la mano del sello Alrevés .

811_autor[1]

Carlos Bassas del Rey

             Ofidia es una ciudad imaginaria, de tamaño medio, caracterizada por las relaciones de proximidad de sus ciudadanos , pero azotada por la crisis económica, las regulaciones de empleo, el paro, la falta de oportunidades, la ausencia de dinamismo urbano y la crudeza de sus inviernos. Una construcción contextual cuya inspiración da la impresión de beber de las grises ciudades de la España del norte.  El autor eligió  un universo urbano ficticio, pero que ha sabido retratar y sintetizar a la perfección  la realidad de muchas ciudades medias españolas confrontadas a los males social de los últimos años.

La monotonía que domina Ofidia es rota por el asesinato de un veterano policia municipal, Antonio Falcón y en unas condiciones bastantes estrambóticas. Falcón es un policía de ideas cuasi-facciosas y movido por el rencor a raíz de las extrañas circunstancias de un accidente sufrido por su propio padre. Aunque su asesinato desconcierta al Cuerpo de la Policía Local, en realidad  nadie le llora en la ciudad.

Pistol-SmithWesson[1]

El caso es asignado al Inspector Herodoto Corominas, un policía nacional cincuentón, con problemas de salud, casado con Laura, una activista anti-Desahucios y con un hijo, Álvaro, un adolescente que empieza a autonomizarse de  la protección paternal. En su condición de policía y hombre de “orden”, Herodoto  se ve abocado a gestionar una relación tensa con Laura, sobre todo a raíz del compromiso social de ésta.

Las primeras informaciones  en torno a la victima, Antonio Falcón,  versan sobre  su condición de Capo del barrio y  actitud extorsionadora  con los  comerciantes. A medida que avanza la investigación Herodoto descubre que Falcón mantenía continuadas relaciones sexuales con mujeres que no parecen profesionales en el sentido estricto del término. Ese hecho se va a convertir en un elemento fundamental en el desenredo de la investigación.  En la trama intervendrán también dos   personajes clave, Jon y Javi,   un par de adolescentes originario de un barrio bajo y cuya entrada en la edad adulta se ve apurada por el propio clima de crisis social y económica.  Con su padre enfermo y dependiente y una madre sin empleo, Javi quiere  sacar a su familia de la precariedad en la que se encuentra.  Eso pasa por hacer  un trabajo ofrecido por un diminuto grupo de comerciantes  de mentalidad mafiosa. Estos últimos se convierten enseguida en objeto de sospecha por parte de Herodoto Corominas y su equipo de investigación. Sin embargo, nada parece lo que es en realidad.

Diario-menores-violentos_MDSVID20101216_0112_4[1]

 

La trama en el marco del que se desenvuelven el personaje de Herodoto Corominas ha sido objeto de sendos elogios entre críticos, blogueros literarios y paginas web. Sin embargo, no faltan voces que reconocen haber esperado más  en término de la complejidad del enigma. No cabe duda, a ese respecto, que el “buenismo” de los blogueros literarios, concebido como antídoto frente a controversias “tribalistas” o personales tan propias del mundo literario, ha tenido el efecto de generar excesivas expectativas entre los lectores más aficionados a las grandes y rebuscadas historias.

12002981_10205789661033506_4887946010584478543_n[1]                                                         Foto “Cartagena Negra” (2015)

 

Particularmente, un servidor sigue pensando que la robustez de la trama ha de ser subordinada a la finura del mensaje. No está de más recordar que la receptividad de la que está gozando el género negro entre las porciones más “ilustradas” del público lector, ( en otros tiempos hostil al considerar el “Noir”  un tipo de novela “poco culta”), guarda una relación directa con el cambio generacional que ha vivido este género literario. Esto  gracias al advenimiento de una serie de nuevos autores españoles  que han sabido repensar las configuraciones simbólicas ,( sobre todo a través de la “humanización” del mundo policial y la erradicación de los sistemas representacionales culturalmente más reaccionarios), poniendo  los imaginarios en conexión directa con los problemas sociales más acuciantes.

Uno de los grandes logros de la obra de Carlos Bassas del Rey es haber sabido formular una crítica de los avatares que están zarandeando a nuestra sociedad, desde la crisis ética y moral, pasando por la falta de escrúpulos, la corrupción, la opacidad de las instituciones, el engaño y el abuso de poder respecto a los más vulnerables. En lo esencial y fundamental, la novela de Bassas del Rey interpela con fuerza sobre la adolescencia robada. No está de más recordar que la prematura entrada de los jóvenes en el engranaje de la delincuencia, el crimen organizado y el asesinato guarda una relación directa con la falta de oportunidades en una sociedad que contradice sistemáticamente sus propias promesas de emancipación social. La realidad estadounidense y latinoamericana son casos sangrantes que deberían llevarnos a formular un pensamiento sobre aquello en lo que puede convertirse la propia sociedad española. En ese sentido, no cabe duda que la novela del escritor catalán ha sabido vehicular una valiente crítica hacia las desigualdades sociales que se han impuesto en nuestro país, comprometiendo el futuro de las nuevas generaciones.   

                         En suma,  se trata de una novela amena y desprovista de  grandes aspavientos  en la estructura narrativa, pero con un singular personaje central, Herodoto Corominas, que se mueve en las aguas de la ambivalencia, desgarrado entre el orden y la humanidad. La obra está armada de una prosa ligera y comunicativa con las diversas formas de comprensión lectora, guardando el mérito de ser   portadora de una  vocación “social” del género negro a la que no siempre se le ha hecho la debida justicia desde las esferas de la teoría y crítica literaria y el mundo de lo  que se conoce como “literatura de expresión”.

Deja un comentario

Archivado bajo Luces y sombras del género negro